El urbano de la marca japonesa estrena generación y la tecnología híbrida e:HEV.

El pasado mes de mayo el fabricante nipón Honda desveló la nueva generación de su monovolumen urbano, el Honda Jazz 2020, que a lo largo de las tres generaciones previas (esta es la cuarta) ha vendido más de 7,5 millones de ejemplares en todo el mundo. En Motor1.com lo acabamos de probar por primera vez y te contamos las principales novedades.

Como ya sabíamos, Honda tiene el propósito de que todos sus modelos europeos estén electrificados dentro de apenas dos años, en 2022, y tras el arranque de las entregas del primer coche eléctrico de la casa, el Honda e, ahora llega el nuevo Jazz, que en los mercados de Europa, incluido el español, se ofrece exclusivamente con un sistema de propulsión híbrido.

Galería: Honda Jazz y Jazz Crosstar 2020, prueba

Este nuevo modelo de Honda, enmarcado en el segmento B, es ligeramente más largo que antes, ya que llega a los 4,04 metros de longitud (1,6 centímetros adicionales), si bien sigue siendo estrecho, con 1,69 metros de anchura. Además, también es más bajo, en concreto 2,4 centímetros menos, para un total de 1,53 metros de altura.

El fabricante también ofrece una variante más campera del Jazz, el denominado Jazz Crosstar, que es un poco más largo (4,09 metros), goza de una altura libre al suelo algo mayor (15,2 centímetros frente a los 13,6 del Jazz normal), equipa neumáticos diferentes y tiene una estética muy particular, con una parrilla específica, revestimientos de color negro en los pasos de rueda, llantas de aleación de 16 pulgadas y acabado bicolor, barras de techo de serie o una tapicería impermeable, por ejemplo. La suspensión también tiene una puesta a punto específica, si bien los componentes son idénticos.

Honda Jazz y Jazz Crosstar 2020, primera prueba
Honda Jazz y Jazz Crosstar 2020, primera prueba
Honda Jazz y Jazz Crosstar 2020, primera prueba

Un motor de gasolina y dos eléctricos

Una de las principales novedades de ambos modelos es el sistema híbrido que comparten y Honda denomina e:HEV. Está compuesto por un motor i-VTEC de gasolina, de 1,5 litros, cuatro cilindros y ciclo Atkinson, además de dos motores eléctricos. Lo más curioso es que, gran parte del tiempo, el motor térmico va desacoplado de las ruedas y solo actúa como generador.

El motor térmico es capaz de mover las ruedas, de manera que no es únicamente un generador, ya que se puede acoplar a estas a través de un embrague. En todo caso, la cifras de potencia y par motor de esta mecánica son de 98 CV, entre 5.500 y 6.400 rpm, y 131 Nm, entre las 4.500 y las 5.000 vueltas.

De los motores eléctricos, uno se encarga de impulsar el vehículo (80 kW o 109 CV, y 253 Nm), mientras que el otro es simplemente un generador (70 kW), que sirve para alimentar la unidad eléctrica que impulsa las ruedas. Sobre la capacidad de la batería, de iones de litio, Honda solo ha anunciado que es inferior a 1,0 kWh.

Honda Jazz y Jazz Crosstar 2020, primera prueba

El sistema ofrece una potencia total combinada de 109 CV, así como un par motor máximo de 253 Nm. Suficiente para garantizar una aceleración de 0 a 100 km/h en 9,4 segundos (9,5 en el caso del Crosstar) y una velocidad máxima de 175 km/h (173 km/h para el de corte campero). Lo mejor de todo es que homologa un consumo bastante bajo, de apenas 4,5 litros cada 100 kilómetros (4,8 en el Crosstar), en ciclo WLTP.

A diferencia de otros modelos híbridos, el Jazz e:HEV no permite forzar el modo eléctrico, de manera que no tenemos un botón para activarlo, ya que es el propio sistema el que se encarga de gestionar cuándo circulamos en modo de cero emisiones, para ganar en eficiencia. No obstante, Honda tampoco ha querido especificar la autonomía en modo eléctrico del Jazz.

Honda Jazz y Jazz Crosstar 2020, primera prueba

Lo que sí puede activar el conductor es un modo de conducción 'B', a través del selector del cambio automático, que aumenta la retención y por tanto la recuperación de energía y permite recargar la pequeña batería a un ritmo mucho mayor. En todo caso, no retiene lo suficiente como para prescindir del pedal de freno.

La marca asegura que la diferencia principal entre su sistema híbrido y modelos eléctricos de autonomía extendida, es que el motor eléctrico que actúa de generador, envía la energía directamente al motor impulsor y no a través de la batería. La transmisión es una 'e-CVT' de relación fija, que en la práctica es como si el coche tuviera una única marcha.

Honda Jazz y Jazz Crosstar 2020, primera prueba

Y hablando de modos, hay tres. El primero, EV Drive, es eléctrico y utiliza la energía de la batería, con el motor de gasolina apagado. En el segundo o Hybrid Drive, el motor térmico suministra energía a la unidad eléctrica generadora y esta, a su vez, a la impulsora, que mueve las ruedas. Por último, el modo Engine Drive es en el que el motor de gasolina envía su fuerza a las ruedas delanteras, a altas velocidades, aunque el eléctrico puede apoyar también en ciertas situaciones.

Entre las mejoras a nivel de chasis que ha incorporado el Honda al Jazz, destacan una dirección de relación variable, que ofrece más o menos asistencia en función de la velocidad, una suspensión delantera modificada para reducir fricciones, una suspensión trasera con muelles menos rígidos o un mejor aislamiento acústico.

Honda Jazz y Jazz Crosstar 2020, primera prueba

También cabe añadir que el modelo incorpora todo tipo de tecnología, desde el Honda Personal Assistant (estrenado en el Honda e), con reconocimiento de voz mediante inteligencia artificial, hasta un hotspot Wi-Fi, navegador, 10 airbags o el llamado Honda Sensing, que aglutina el control de crucero adaptativo, limitador de velocidad inteligente, asistente de mantenimiento de carril, reconocimiento de señales, luces automáticas...

Al volante

El habitáculo, con un diseño interesante, cuenta con un salpicadero muy horizontal, protagonizado por una pantalla multimedia flotante de 9,0 pulgadas, o un cuadro de instrumentos digital, acompañados por un volante de dos radios. En general, tiene cierto aire Premium, aunque también hay algún plástico duro que desentona un poco.

Honda Jazz y Jazz Crosstar 2020, primera prueba

Los asientos resultan bastante cómodos y, según Honda, no tienen muelles y gozan de 3 centímetros más de material acolchado que antes, por lo que son más suaves. A esto, se suma una suspensión que también resulta bastante cómoda, así como un buen nivel de aislamiento, por lo que estamos ante un urbano muy refinado.

Además, la visibilidad es muy buena, gracias a los finos pilares del parabrisas, y el espacio en la parte de atrás es también muy generoso. De hecho, con el asiento del conductor ajustado a alguien de 1,80 metros de altura, sobra hueco tanto para las piernas como para la cabeza, ya que el modelo no es especialmente bajo. En cuanto al maletero, ofrece 304 litros y se puede ampliar hasta los 1.205 litros, al abatir los respaldos traseros, que por cierto conservan el sistema Magic Seat System, que permite abatir también las banquetas hacia los respaldos.

Honda Jazz y Jazz Crosstar 2020, primera prueba

En marcha, el Jazz 2020 se antoja un coche muy suave y agradable, especialmente cuando se circula en modo exclusivamente eléctrico, como es lógico, y resulta sencillo de maniobrar en el ámbito urbano. La carrocería balancea ligeramente, de forma más notable en el Crosstar, que va más alto, pero, en todo caso, ambos modelos pisan bien y muestran un buen aplomo en vías rápidas.

Cuando el motor de gasolina entra en acción, su funcionamiento se asemeja al de un híbrido con transmisión de tipo CVT, ya que sube de vueltas de una forma poco acompasada con la velocidad del vehículo. En el modo Hybrid, el motor térmico no mueve las ruedas, simplemente actúa como generador, para alimentar la unidad eléctrica que se encarga de eso.

Honda Jazz y Jazz Crosstar 2020, primera prueba

Durante nuestra breve prueba con este híbrido (tanto el Jazz como el Crosstar comparten sistema de propulsión), logramos un consumo inferior al de homologación, de 4,0 litros cada 100 kilómetros, mezclando vías urbanas, interurbanas y algo de autovía, aunque es cierto que en ámbito urbano esa cifra se puede reducir incluso por debajo de los 4,0 litros, sin demasiado problema.

Precios de los Honda Jazz y Jazz Crosstar 2020

La gama del Honda Jazz está compuesta por tres acabados, denominados Comfort, Elegance y Executive, a los que hay que sumar la versión Crosstar, que tiene un equipamiento específico. El más básico de todos ya incluye, por ejemplo, el freno de estacionamiento eléctrico, el climatizador automático, sensor de lluvia, retrovisores calefactados, asistente de arranque en pendiente, asientos delanteros calefactados, equipo de audio con pantalla de 5,0 pulgadas, luces automáticas o llantas de 15 pulgadas.

Honda Jazz y Jazz Crosstar 2020, primera prueba

El fabricante nipón prevé un volumen de ventas en nuestro país, en los próximos doce meses, de 1.200 unidades del Jazz e:HEV, y 400 ejemplares de la versión Jazz Crosstar, para un total de 1.600 coches.

Los precios en el mercado español para los nuevos urbanos de la marca, incluyendo promoción mensual, pero sin aplicar ayudas gubernamentales ni descuento por financiación (que serían 400 euros adicionales), son los siguientes:

  • Honda Jazz e:HEV Comfort: 21.900 euros
  • Honda Jazz e:HEV Elegance: 23.100 euros
  • Honda Jazz e:HEV Executive: 24.800 euros
  • Honda Jazz Crosstar e:HEV: 26.400 euros

Honda Jazz e:HEV 2020

Motor Gasolina, 4 cilindros en línea, 1.498 cm³
Motor 2 motores eléctricos (impulsor + generador)
Potencia 109 CV
Par máximo 253 Nm
Batería < 1 kWh
Caja de cambios e-CVT de relación fija
0-100 km/h 9,4 segundos
Velocidad máxima 175 km/h
Consumo 4,5 l/100 km
Tracción Delantera
Peso en vacío 1.228 kg
Número de asientos 5
Capacidad del maletero 304 litros
Precio base 21.900 euros