Mientras llega el nuevo Porsche 911 T de la generación 992, nos despedimos del modelo actual probando la que, tal vez, sea su versión más apetecible.

Llegados a este punto, te preguntarás qué es exactamente un Porsche 911 Carrera T. Básicamente se trata de una versión optimizada del 911 Carrera (el 'Nueveonce' con el motor más pequeño), en la que se han prescindido de todos los elementos superfluos, para mejorar la experiencia de conducción. 

 

Porsche 911 Carrera T 2018: una estética discreta

A simple vista, tengo la sensación de que la carrocería de 4,52 metros de longitud de este Porsche no implementa grandes cambios. De hecho, tiene un aspecto razonablemente discreto y para identificarlo deberás fijarte en puntos clave, como los retrovisores del color Gris Ágata metalizado, las llantas de aleación de 20 pulgadas Gris Titanio y el sistema de escape deportivo, con dos salidas en la parte central. Y, por supuesto, en la inscripción Carrera T, presente en los laterales y la zaga.

Prueba Porsche 911 Carrera T 2018
Prueba Porsche 911 Carrera T 2018

De todas formas, no puedo resistirme a abrir la puerta y acomodarme en los asientos deportivos. Como en cualquier 'Nueveonce', vas sentado en posición baja, con las piernas estiradas, traduciéndose en un puesto de conducción que parece hecho a medida. La calidad de acabado es perfecta y la instrumentación, con cinco esferas, presidida por el velocímetro, es lo que se espera de un Porsche 911.

En cualquier caso, tengo la sensación de estar sentado en una unidad bastante civilizada, ya que carece de asientos de tipo baquet e incorpora butacas traseras, además de completo sistema multimedia Porsche Communication Management (PCM). En el caso de estos dos últimos elementos, la compañía alemana ofrece la posibilidad de suprimirlos, para aligerar el peso del conjunto. 

Prueba Porsche 911 Carrera T 2018

Porsche 911 Carrera T: no te confundas con el motor...

En cuanto giro la llave, situada a la izquierda del volante, el siguiente paso antes de avanzar es desplazar el selector del cambio hacia la posición D. Aunque el 911 Carrera T está disponible con una caja de cambios manual de seis velocidades, nuestra unidad incorpora la transmisión automática de doble embrague PDK, de siete relaciones.

Si eres de los que valoran la pureza dinámica, tal vez prefieras el cambio manual. Pero llegados a este punto, te aclararé un par de cuestiones. La primera es que ni aunque fueras Walter Röhrl podrías efectuar cambios de marcha tan rápidos como los que efectúa la transmisión PDK y la segunda es que esta variante resulta más barata que la manual, al tener unas emisiones contaminantes más reducidas.

Una vez que iniciamos la marcha, el propulsor de tipo bóxer, biturbo, con seis cilindros y 3,0 litros, cumple con buena nota. A bajas vueltas no tiene la sonoridad de los antiguos bóxer atmosféricos y, como imaginarás, con una potencia de 370 CV a 6.500 rpm y un par motor de 450 Nm, entre 1.750 y 5.000 vueltas, no es tan demoledor como sus hermanos mayores. 

Prueba Porsche 911 Carrera T 2018
Prueba Porsche 911 Carrera T 2018

Pero eso no significa que sea lento. De hecho, este Porsche siempre ofrece un empuje contundente y destacado, incluso más allá de las 6.000 rpm. Y como puedes comprobar por ti mismo, con una aceleración, de 0 a 100 km/h en 4,2 segundos, además de una velocidad máxima de 291 km/h, hablamos de un deportivo bastante veloz.

Por otro lado, para gestionar el funcionamiento de este 'purasangre', se ha incluido un control dinámico de la conducción, que se maneja desde un mando giratorio ubicado en el volante GT;  ofrece cuatro modos de conducción: Normal, Sport, Sport Plus e Individual.

Además, cuenta con un botón central, que activa la función Sport Response, que garantiza la respuesta más contundente posible del tren motriz. Con este modo seleccionado, la transmisión automática PDK apura al máximo el régimen de giro del motor, antes de engranar la marcha superior, limitando la relación más alta a la sexta velocidad.

Prueba Porsche 911 Carrera T 2018

Desde el punto de vista dinámico es brillante

Aunque lo que realmente define el carácter del Porsche 911 Carrera T es el chasis. Y para optimizarlo, el primer paso ha sido aligerar el conjunto. Para ello, se han sustituido los cristales y la luneta originales, por otros más finos y ligeros. También se han cambiado los tiradores de las puertas por tiras de cuero. De esta, forma quien desee llevar al límite el ahorro de peso, se encontrará con un automóvil de tan solo 1.425 kilos.

En movimiento, puede decirse que este Porsche ofrece un equilibrio envidiable. La suspensión adaptativa PASM, rebajada 20 milímetros respecto al Carrera convencional, consigue que el coche vire plano y que los cambios de apoyo sean instantáneos. Y lo que es más importante, con una armonía y una estabilidad sorprendentes para un coche de propulsión trasera, con el motor situado detrás del habitáculo. 

Además, la dirección eléctrica de asistencia variable es rápida, precisa y con la dureza exacta para generar mucha confianza. De hecho, fuera de las versiones con apellido GT, diría que este Porsche es la que más conecta al conductor con la carretera, algo que transmite una gran seguridad, cuando se rueda deprisa de verdad. 

Prueba Porsche 911 Carrera T 2018
Prueba Porsche 911 Carrera T 2018

Si quieres dejarlo redondo...

Creemos que el Porsche 911 Carrera T es muy bueno, tanto como para rozar el sobresaliente... incluso con la configuración de serie. Aunque si no tienes problemas para abonar los 124.010 euros de la tarifa oficial, este deportivo puede llegar a la matrícula de honor, siempre que lo equipes con el paquete Sport Chrono (326 euros), el eje trasero direccional (2.471 euros) y los sofisticados frenos cerámicos PCCB (9.349).

En cualquier caso, me alegro de que mi última prueba del 'Nueveonce' de la generación 991 sea un modelo tan afinado como este 911 Carrera T. Y, sobre todo, tan centrado en hacer disfrutar al conductor. 

Porsche 911 Carrera

Motor Gasolina, seis cilindros bóxer, biturbo, 2.981 cm3
Potencia 370 a 6.500 rpm / 450 Nm entre 1.700 y 5.000 rpm
Caja de cambios Automática de doble embrague PDK, 7 velocidades
Velocidad máxima 291 km/h
0-100 km/h 4,2 segundos
Consumo 8,5 l/100 km
Tracción Propulsión trasera
Peso en vacío 1.425 kilos
Número de asientos 2+2
Precio base Desde 124.010 euros

Galería: Prueba Porsche 911 Carrera T 2018