El modelo francés rompe con el convencionalismo estético del segmento y apuesta por una imagen transgresora y tecnología de vanguardia.

Con paso firme, el fabricante galo está completando la renovación de su gama de producto. Si ya le ha tocado el turno a los 308, 2008, 3008 y 5008, ahora acaba de presentar de forma simultánea el nuevo Peugeot Rifter y el esperado Peugeot 508 2018. Una berlina que rompe con los códigos estéticos de la anterior generación; incluso, me atrevería a decir que con los del segmento.

Inspirado en el ejercicio de diseño Peugeot Exalt Concept, presentado en 2014, la nueva berlina francesa luce una imagen muy personal y atractiva, con unas dimensiones más compactas, respecto a la anterior generación, pero con un despliegue tecnológico de primer nivel, que le permite situarse entre las mejores de la categoría.

Peugeot 508 2018

Cambian la imagen y las dimensiones

En el capítulo estético, el Peugeot 508 2018 sufre una evolución evidente. Tanto el frontal como la zaga presentan un diseño más moderno y atractivo. La parrilla, con un nuevo dibujo ajedrezado y cromado, aporta un aire más exclusivo. Las ópticas principales ahora son más estrechas y están perfectamente integradas en el frontal, como una prolongación de la parrilla.

Otro elemento llamativo en este sentido, lo encontramos en las luces de conducción diurna, en disposición vertical, muy llamativas y que añaden más fuerza a la parte delantera del vehículo. Las ópticas principales full LED también refuerzan esa sensación de modernidad. Detrás, los pilotos utilizan igualmente diodos luminosos y están dispuestos en tres columnas verticales a cada lado, en un claro guiño al zarpazo de un felino.

El resultado final es llamativo y, visto por detrás, el nuevo 508 se identifica de un simple vistazo. Otro detalle que los más observadores habrán advertido es la disposición del logo de la marca en el centro de la calandra, rindiendo homenaje a los clásicos 504 y 504 Coupé. 

Peugeot 508 2018

Respecto a las dimensiones, la longitud total del vehículo se ha reducido hasta los 4,75 metros y la altura se ha rebajado otros 6 centímetros, hasta los 1,40 metros, mientras que la anchura crece hasta alcanzar los 1,86 metros. El habitáculo está configurado para cinco ocupantes y el maletero anuncia una capacidad de 487 litros.

Obviamente, en este sentido, el modelo francés ha cedido respecto a sus rivales, pero la decisión se justifica, según el fabricante, para ofrecer la mejor agilidad y dinamismo del segmento generalista. 

Mecánicas modernas y eficaces

En el capítulo mecánico, la berlina gala apuesta por la oferta más moderna y condecorada del Grupo PSA. Hablamos de los motores PureTech de gasolina y la familia BlueHDi de ciclo diésel.

Todos incluyen un turbocompresor y están asociados a la caja de cambios automática con convertidor de par EAT8, de ocho velocidades; el único propusor que puede estar asociado a una caja de cambios manual de seis velocidades es el 1.5 BlueHDi 130, con 130 CV.

De esta forma, en gasolina, los dos representantes son el 1.6 PureTech 180 S&S, con 180 CV y el 1.6 PureTech 225 S&S, con 225 CV. Esta oferta se completa con las tres versiones de gasóleo: 1.5 BlueHDi 130 S&S, con 130 CV, 2.0 BlueHDi 160 S&S, con 160 CV y 2.0 BlueHDi 180 S&S, con 180 CV. Y también podemos adelantar que, en 2019, el 508 disfrutará de una variante híbrida enchufable.

Peugeot 508 2018

Tecnología inusual en la categoría

Otro pilar fundamental en el que se sustenta el nuevo Peugeot 508 2018 es la amplia dotación tecnológica que alberga en su interior. Desde la cuarta generación del denominado Peugeot i-Cockpit, hasta la cámara de visión nocturna por infrarrojos, única entre el segmento de las berlinas generalistas, el modelo del león se convierte en una de las opciones más vanguardistas entre la competencia.

La instrumentación digital, el llamativo diseño del salpicadero, con la pantalla del sistema de infoentretenimiento integrada en la consola central y los botones de acceso directo al sistema de navegación, climatización y diferentes funciones del ordenador de a bordo, de inspiración aeronáutica, completan una atmósfera sofisticada.

A pesar de su aspecto exterior, con aire de coupé, lo cierto es que el habitáculo ofrece una comodidad bastante razonable. Detrás, dos adultos viajarán de forma cómoda; tres, muy justos. El espacio libre para las piernas es correcto, mientras que la altura libre al techo resulta un pelo justa para pasajeros con una estatura de 1,80 metros.

Los asientos delanteros tampoco van muy sobrados de altura libre al techo, aunque por espacio a la altura de los hombros y comodidad general, el 508 aprueba holgadamente. Otro detalle a destacar es el de la insonorización interior. Las vibraciones o el ruido que se perciben en el habitáculo llegan bastante filtradas, algo que refuerza esa sensación de confort general que transmite el modelo francés.

Peugeot 508 2018

Como no podía ser menos, el control dinámico de la conducción está incluido de serie y ofrece cinco programas predeterminados: Eco, Confort, Normal, Sport y Manual (configurable). Además, según el acabado elegido, el 508 puede equipar suspensión adaptativa, que modifica su dureza, en función del programa seleccionado. En nuestra primera toma de contacto, las dos versiones que pudimos conducir la equipaban de serie y las sensaciones han sido satisfactorias. Pero de eso hablaremos después.

Más ágil y dinámico 

Durante nuestra toma de contacto, hemos podido conducir las versiones 1.6 PureTech 225 S&S y 2.0 BlueHDi 180 S&S. El motor de gasolina le sienta de maravilla. La potencia disponible, el óptimo entendimiento entre la caja de cambios automática y el propulsor turboalimentado y la precisión de la dirección asistida, así como la notable estabilidad del conjunto, se traducen en un vehículo que transmite confianza desde los primeros compases.

La reducción en las dimensiones se nota, sobre todo, al negociar carreteras de montaña. Precisamente, ese fue el escenario elegido por la marca para que pusiéramos en 'apuros' al nuevo 508. Aunque parezca contradictorio, la berlina gala mostró una incansable predisposición a trazar y trazar curvas, sin que el pedal del freno enseñase síntomas de fatiga o que la transmisión sufriese alguna imprecisión a la hora de engranar marchas.

Después de abandonar el terreno montañoso, pudimos circular por vías de doble sentido y alguna autopista. En estos casos, el nuevo 508 muestra un aplomo sobresaliente y los kilómetros se suceden sin que el conductor o los ocupantes acusen la fatiga prematuramente.

Obviamente, nuestro protagonista es capaz de ofrecer una comodidad superior a la que se le presupone a una berlina de 4,75 metros de longitud. Puestos a destacar detalles a mejorar, el salpicadero y la consola central 'envuelven' demasiado al conductor y al acompañante, generando cierta sensación de agobio.

Asimismo, a pesar de que las puertas carecen de marco, la parte superior del umbral de acceso al interior queda demasiado cerca de la cabeza del conductor, algo que puede restar un ápice de comodidad. 

Peugeot 508 2018

En el caso del motor turbodiésel de 180 CV, las sensaciones son parecidas, aunque con matices. En el apartado del par motor, sale ganando frente al gasolina (400 Nm contra 300 Nm del PureTech) y eso le permite transmitir un poco más de contundencia a la hora de acelerar, efectuar un adelantamiento o, simplemente, afrontar una subida a un puerto de montaña.

Ahora bien, el sonido procedente del vano motor es menos refinado y se aprecian algunas vibraciones, inexistentes en el gasolina. En cambio, el menor consumo en ciclo mixto del BlueHDi (4,7 litros cada 100 kilómetros, por 5,7 litros del PureTech 225) hace recomendable su elección, siempre que vayas a realizar largos trayectos de forma habitual.

En ambos casos, debemos destacar la buena puesta a punto de la nueva caja de cambios automática EAT8. Su preciso funcionamiento refuerza la sensación de calidad que se aprecia en el nuevo modelo de la firma francesa. 

Para todos los gustos

Respecto a la gama del nuevo Peugeot 508 2018, los clientes podrán elegir entre cinco acabados: Active, Allure, GT Line, GT y First Edition, el más generoso de todos. Dependiendo del nivel elegido, la gama de llantas de aleación oscila entre las 17 y las 19 pulgadas.

Eso sí, desde la versión de acceso a la gama, el cliente disfrutará de los sistemas de frenada de emergencia en ciudad y de alerta por cansancio del conductor, sensores de lluvia e iluminación, control de velocidad de crucero, climatizador bizona, acceso y arranque sin llave y sistema de infoentetenimiento con pantalla de 8,0 pulgadas, por citar solo algunos ejemplos.

Una dotación que podrás completar a través de un completo listado de opciones que contempla el mencionado sistema de visión nocturna, la cámara trasera de asistencia al aparcamiento, el control de velocidad de crucero adaptativo, el sistema de alerta por cambio involuntario de carril, el cuadro de instrumentos ampliado Peugeot i-Cockpit Amplify, el sistema multimedia con pantalla táctil de 10,0 pulgadas o un moderno equipo de sonido firmado por el especialista Focal.

Peugeot 508 2018

Un vehículo del que ya se admiten pedidos, aunque las primeras unidades no llegarán a los concesionarios hasta el mes de septiembre, con unos precios que oscilan entre los 30.250 euros del 508 Active BlueHDi 130 S&S manual, hasta los 47.200 euros del 508 First Edition PureTech 225 S&S EAT8. 

También te podría interesar:

Peugeot 508 2018: presentación internacional