Cada vez es más difícil (y más caro) conducir coches deportivos y divertidos en Europa. Los fabricantes no sólo han subido los precios en los últimos años, sino que los gobiernos también han introducido enormes impuestos basados en la cantidad de CO2 que emite cada vehículo durante su uso.

¿Ejemplos? En 2024, un Honda Civic Type R costará unos 88.560 euros en los Países Bajos, por ejemplo. Y Francia no es una excepción, si echamos un vistazo a lo que vale un Toyota GR Yaris. De hecho, el modelo japonés parte de los 46.300 euros con la caja de cambios manual de seis velocidades. No es precisamente un comienzo asequible, ¿verdad?

100.000 euros por el Toyota GR Yaris

Bueno, pues ese no es el principal problema, porque los interesados (si es que queda alguno a estas alturas) tendrán que pagar el doble de ese precio para aparcar el cohete de bolsillo de tres cilindros en su garaje.

¿Por qué? Porque este motor turboalimentado de gasolina y 1,6 litros emite 190 g/km según la norma WLTP. Y como ha señalado la web Caradisiac, el impuesto a pagar por él asciende a 45.990 euros, que es prácticamente la cantidad que Toyota pide por el coche...

Galería: Toyota GR Yaris 2024

Así las cosas, a partir de ahora, tendrás que pagar 92.290 euros para comprar el coche en Francia... y la cosa es aún peor para el modelo automático. Toyota Francia ofrece el Yaris GR de ocho velocidades por 48.800 euros, y como sus emisiones de CO2 son aún más elevadas (210 g/km), el impuesto asciende a 60.000 euros, para un precio final de 108.800 euros...

A pesar de ello, la empresa se muestra relativamente optimista sobre la popularidad del GR Yaris y ha reservado 300 coches para el mercado local. Hay que tener en cuenta que este impuesto relacionado con las emisiones en Francia se ha disparado en 2024, con respecto a años anteriores. La 'penalización' de 45.990 euros para el GR Yaris de caja manual en 2024 era de 14.881 euros en 2023 y de 12.012 euros en 2022.

Del mismo modo, el impuesto de 60.000 euros para el modelo automático era de 31.063 euros en 2023 y de 26.247 euros en 2022. En Francia, quienes compran coches que emiten hasta 117 g/km no tienen que pagar ningún impuesto adicional. Empieza a partir de 118 g/km con un recargo de 50 euros y sube a 60.000 euros para los vehículos con emisiones iguales o superiores a 194 g/km.

¿Y el resto de modelos GR?

En cuanto a los otros coches divertidos de Toyota, será mejor que te sientes si aún no lo has hecho. El impuesto máximo del GR86 es de 60.000 euros, tanto si compras el modelo manual por 33.900 como el automático por 35.700, ya que las emisiones superan los 194 g/km. Esto eleva el precio final a 93.900 euros para el primero y a 95.700 euros para el segundo. Sí, el impuesto es casi el doble del precio de venta del coche.

Por su parte, el impuesto de emisiones del Supra 2.0 es de 4.543 euros, así que en lugar de costar 53.600 euros, acabas pagando 58.143. El modelo más potente de seis cilindros cuesta a partir de 65.600 euros, a los que hay que sumar 28.413 de impuestos, lo que hace un total de 94.013 euros.