Salvo el 'paréntesis' del renacimiento del 124 basado en Mazda, los deportivos llevan más de dos décadas desaparecidos en Fiat. El último coupé de renombre, bautizado simplemente como Fiat Coupé, dejó de fabricarse en 2000 y tenía entre sus argumentos una versión tope de gama con un motor 2.0 turboalimentado, de cinco cilindros y 20V, capaz de alcanzar los 220 CV de potencia.

Este motor, como casi todo el resto de la gama que en este modelo partía del bloque 1.8 de cuatro cilindros y 131 CV, pertenecía a la familia de mecánicas modulares denominada 'Pratola Serra', nombre de la localidad de la provincia de Avellino (Italia) donde se encontraba la fábrica de Fiat en la que se producían.

Cuatro y cinco cilindros

La familia de motores 'Pratola Serra' se desarrolló a principios de la década de 1990 para sustituir a la serie anterior de bloques bicilíndricos de Fiat y Alfa Romeo y crear una arquitectura modular con la que cubrir las necesidades de casi toda la producción, al tiempo que se contenían los costes.

Se trataba de una familia muy amplia, que incluía unidades de cuatro y cinco cilindros, contando los diésel de 1,9 y 2,4 litros que más tarde evolucionaron hasta convertirse en los famosos Multijet. En cuanto a las versiones de gasolina, había una larga serie de ellos con cilindradas que iban de los 1,4 a los 2,4 litros, aunque los más potentes no eran los de mayor cubicaje.

Fiat Bravo HGT 20V 1995

Fiat Bravo HGT 20V 1995

Las características más importantes de estos motores eran el cárter de fundición con paredes finas y camisas integradas, la culata de aluminio con bomba de refrigeración integrada y las cámaras de combustión asimétricas en los motores de gasolina, con un ángulo de válvula de 47 grados.

También tenían pistones de aleación de aluminio con revestimiento de grafito para reducir la fricción interna y lubricación refrigerada por agua, que en las variantes turbo pasó a ser por aire.

Si seguimos hablando de las versiones de gasolina, la distribución era de doble árbol de levas en cabeza con cuatro válvulas por cilindro, transmisión por correa dentada y además, para algunas variantes, variador de fase y conducto de admisión de longitud variable.

Fiat Coupé 2.0 20V Turbo Plus 1997

Fiat Coupé 2.0 20V Turbo Plus 1997

El Turbo 20V

Había dos motores de cinco cilindros, un 2.0 y un 2.4 (además de la variante turbodiésel de 10 válvulas, también de 2,4 litros), pero mientras que el segundo sólo estaba disponible como atmosférico, el primero también lo estaba en versión Turbo, que llegó en 1997 para sustituir al 2.0 Turbo 16V de cuatro cilindros diseñado por el ingeniero Lampredi.

Este 20V representaba el máximo rendimiento alcanzado por la familia Pratola Serra. En el Coupé se montaba en la versión Turbo Plus con una potencia de 220 CV a 5.750 rpm (30 CV más que el 'Lampredi') y 310 Nm de par motor, capaces de propulsar al deportivo hasta los 250 km/h, con una aceleración de 0 a 100 km/h en 6,3 segundos.

En la versión atmosférica, el motor también se ofrecía en las berlinas Marea y Bravo/Brava con una potencia de hasta 155 CV. Además del Fiat Coupé, el único modelo que incorporó la variante turbo fue el Marea en la versión sudamericana, donde, sin embargo, la potencia máxima no superaba los 185 CV.

Galería: Fiat, el motor 2.0 20V Pratola Serra