Nissan North America está llamando a revisión a 9.813 Ariya del año 2023 por un posible defecto de software relacionado con el motor de propulsión, según los informes presentados por el fabricante de automóviles japonés ante la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en Carreteras (NHTSA).

"El software del inversor puede detectar un cortocircuito y apagar el sistema eléctrico de propulsión, lo que provoca una pérdida de potencia", según el informe resumido. Los modelos afectados incluyen tanto la versión de tracción delantera como la de tracción a las cuatro ruedas del Ariya; ningún otro vehículo Nissan o Infiniti está afectado, ya que el Ariya utiliza un tipo de motor único.

Nissan espera que el 100% de los vehículos retirados contengan el defecto. El informe señala que pequeños trozos de material conductor de una pieza del motor de tracción podrían provocar brevemente un cortocircuito en los anillos colectores, dispositivos eléctricos giratorios que transmiten energía o señales eléctricas, cruciales para el giro efectivo del motor.

Galería: Nissan Ariya 2022, primera prueba

Esto puede cortar la alimentación temporalmente para evitar daños en los componentes internos, activando un mensaje en el salpicadero de "Sistema EV apagado". También se puede cortar el par motor que se transmite a las ruedas motrices hasta que se libere el "modo a prueba de fallos" con un proceso de reinicio. Pero si esto ocurre mientras se circula rápido, puede provocar un accidente.

Los concesionarios reprogramarán el software del inversor para solucionar este problema de forma gratuita, y se notificará a los propietarios. Nissan detectó el problema por primera vez en enero de 2022, a lo que siguió una queja de un propietario de un Ariya en China.

Al parecer, en septiembre de 2023 también se presentaron varios informes en California y Oklahoma. Por el momento, desconocemos si este problema también ha sucedido en los modelos comercializados en Europa.

Nissan Ariya 2022 primera prueba

No es el primer problema al que se enfrenta el Ariya. A principios de este año, la marca retiró más de 1.000 ejemplares en Norteamérica por el riesgo de que el volante se desprendiera de la columna de dirección debido a la posibilidad de que faltara un tornillo o estuviera suelto. Estas repetidas llamadas a revisión podrían afectar al despliegue comercial del Ariya en EE.UU., que comenzó este año.

En el primer semestre de 2023, Nissan vendió 9.400 coches eléctricos en el país estadounidense. El Ariya se llevó la mayor parte de ese pastel con 5.195 unidades vendidas, mientras que las ventas del LEAF cayeron un 44% interanual con 4.234 entregas.