A lo largo de la historia del automóvil, algunos de los coches más espectaculares del mercado han sido los llamados 'especiales de homologación', es decir, coches creados para homologar ante la FIA los equivalentes de carreras en diferentes categorías de competición.

Hablamos de coches tan icónicos como los Lancia Delta S4 Stradale o 037 Stradale, el Mercedes-Benz CLK GTR, el BMW M3 E30, el reciente Toyota GR Yaris o el mítico Porsche 911 GT1, entre muchos otros. Hoy queremos hablarte de este último, y en concreto de un ejemplar que, con 25 años a sus espaldas, está mejor que el primer día.

Galería: Porsche 911 GT1 de calle

El fabricante de Stuttgart tuvo que fabricar 25 unidades de calle de su Porsche 911 GT1 para homologarlo en competición, a pesar de que el modelo había nacido originalmente como un coche de carreras. Además, antes de su producción, también existieron dos prototipos previos.

Estos prototipos, utilizados por el Ministerio Federal de Transporte de Alemania para el proceso de homologación del coche para la calle, acabaron después en manos privadas. Unos de ellos fue adquirido por el coleccionista privado Khalid Abdul Rahim y acabó en Baréin. 

Porsche 911 GT1 de calle

En la última edición del Concorso d'Eleganza Villa d'Este, el canal de Youtube Automotive Mike pudo grabar este ejemplar que, como el primer prototipo, equipaba unos faros delanteros al estilo de los del 911 de generación 993, en lugar de los de estilo 996 de las unidades posteriores.

De hecho, los faros fueron de los pocos componentes compartidos entre el 911 de producción y los 911 GT1 Straßenversion (versión de calle, literalmente), que por cierto equipaban una variante algo descafeinada del 3,2 litros bóxer biturbo de seis cilindros del modelo de carreras.

Porsche 911 GT1 de calle

En este caso, el 3.2 bóxer biturbo ofrecía una potencia máxima de 544 CV a 7.200 rpm, así como un par motor máximo de 600 Nm desde 4.250 rpm. Sobre el papel, el coche era capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 3,9 segundos.

En 1997, la revista alemana Auto motor und sport logró replicar la cifra de aceleración anunciada y, además, el vehículo alcanzó una velocidad máxima de 308 km/h, que también era la marca especificada por el fabricante.