Esta cifra es un nuevo récord para el deportivo clásico italiano.

El mercado de los vehículos clásicos está en auge y la compraventa de modelos con cierta solera es un valor seguro. Su veteranía o, en otros casos, su rareza suelen reforzar la exclusividad y el elevado precio que pueden alcanzar algunas unidades.

Un ejemplo perfecto de lo que estamos contando es el Lancia Delta S4 Stradale que estás viendo en imágenes. Un vehículo que ha sido vendido, recientemente, en la subasta organizada por RM Sotheby's en la localidad alemana de Essen.

Galería: Lancia Delta S4 Stradale

Como su propio nombre indica, el Lancia Delta S4 Stradale es la versión de calle del S4 de competición, que fue inscrito en el Campeonato del Mundo de Rallies, en las temporadas 1985 y 1986, en la época de las regulaciones del Grupo B, antes su posterior prohibición por parte de la FIA, alegando su extrema peligrosidad.

Para poder competir en el Mundial, el fabricante italiano tuvo que comercializar una versión especial de calle, conocida como Stradale, que convirtió al Delta S4 Stradale en un auténtico objeto de deseo.

La reglamentación por parte de la federación obligaba a construir, al menos, una tirada de 200 ejemplares matriculables. De esta forma, te puedes imaginar que, con una producción tan limitada, su valor se encarece exponencialmente. 

Uno de ellos acaba de ser vendido por RM Sotheby's y lo mejor es que su estado de conservación era inmejorable, al tiempo que su marcador anunciaba muy pocos kilómetros. Asimismo, el motor de 1,8 litros, que desarrolla más de 500 CV, todavía permanece en su estado original y solo ha recorrido 2.196 kilómetros, desde hace 34 años, fecha en que fue matriculado por primera vez.

El Delta S4 Stradale incluía un sistema de tracción integral y tres diferenciales, capaces de enviar el 30% de la potencia al eje delantero y el 70% restante, al tren trasero.

Lancia Delta S4 Stradale

Vendido inicialmente en Italia, el vehículo pasó, posteriormente, por Francia y Alemania, antes de regresar, de nuevo, a su país de origen. Hay que decir que este mismo ejemplar ya había sido subastada por la casa británica hace dos años.

Pese a ello, su anterior propietario le efectuó una revisión completa y bastante cara, por cierto. Ahora sabemos que este clásico ha sido vendido por 1.040.000 euros, reforzando la exclusividad de un vehículo tan llamativo por su estética, como por la historia que atesora.