A estas alturas ya no es ningún secreto que el futuro de la industria del automóvil pasa irremediablemente por la electrificación, y de hecho todos los fabricantes están ya dedicando gran parte de sus esfuerzos al desarrollo de modelos híbridos y eléctricos.

Las marcas más exclusivas, entre las que se encuentra la británica Aston Martin, también apuestan por este tipo de propulsores alternativos, como demuestra el recién estrenado Aston Martin Valhalla, que recurre a un sistema de propulsión híbrido.

Lo que acabamos de saber ahora es que los Aston Martin con motor de combustión interna tienen los días contados, tal y como ha confirmado a Automotive New el propio mandamás de la firma de Gaydon, Tobias Moers.

Galería: Aston Martin Vantage AMR 2019, primera prueba

Y es que las próximas generaciones de los Aston Martin Vantage y DB11 serán modelos 100 eléctricos. "Los sucesores de nuestros deportivos tradicionales tienen que ser 100% eléctricos, sin duda", ha afirmado el directivo alemán, anterior CEO de Mercedes-AMG.

Estos modelos eléctricos deberían comenzar a llegar al mercado en el año 2025, pero no está claro si los primeros en aterrizar serán precisamente los reemplazos del Vantage y el DB11, o si bien serán otros modelos de cero emisiones.

Ya en marzo de 2021, en un informe para accionistas, Aston Martin aseguró que sus modelos de calle estarían electrificados para el año 2030, y más concretamente, que el 50% de la gama serían vehículos totalmente eléctricos, con un 45% de híbridos y un 5% de modelos de combustión, solo para circuito.

Aston Martin Valhalla
Aston Martin Valhalla

En cualquier caso, el paso a lo 100% eléctrico será paulatino, ya que primero la marca lanzará  versiones híbridas enchufables de su SUV, el Aston Martin DBX, y de un modelo de motor central que se posicionará entre el Valhalla y el Valkyrie, y podría tomar inspiración del Vanquish Vision concept.

En principio, la marca utilizará su cercana relación con Mercedes-Benz para adoptar componentes eléctricos de la marca alemana, aunque con una puesta a punto específica. Se habla de una autonomía estimada de alrededor de 600 kilómetros para estos modelos que, según Moers, "conservarán el carácter de la marca".