Primera prueba Aston Martin DB11 V8: menos cilindros, más diversión

El Aston Martin DB11 se convirtió en el primer integrante de una nueva generación de modelos del fabricante británico de deportivos, iniciando una nueva era, en lo que a negocio, diseño, ingeniería y fabricación se refiere. 

Hasta ahora, este atractivo GT había estado disponible, únicamente, con un motor 5.2 V12 biturbo. Sin embargo, la decisión de Aston Martin de fortalecer la gama con un nuevo 4.0 V8, también biturbo, es un aspecto importante. No solo porque porque ofrezca más opciones a los potenciales clientes; también, porque en algunos mercados las cargas tributarias se establecen por la capacidad del motor, en lugar de por las emisiones de dióxido de carbono (CO2).

Aston Martin DB11 V8 2018

Aston Martin DB11 V8 2018: primeras impresiones

Visualmente, no hay demasiados elementos que diferencien a las versiones V8 y V12 del DB11. De hecho, apenas se distinguen unas llantas de aleación de diseño propio, unas tomas de aire más pequeñas en el capó o los pilotos oscurecidos. Nada más. 

En cualquier caso, la imagen sigue siendo uno de sus puntos fuertes, ya que resulta tan deportiva como elegante. Y ese equilibrio no siempre resulta sencillo de conseguir.  

Aston Martin DB11 V8 2018

Eso sí, bajo el capó, los cambios son más evidentes. Donde antes había un doce cilindros, con la V a 60 grados, ahora aparece un V8, más compacto y ligero, con la V abierta a 90 grados. Lo que no cambia es el origen: Mercedes-AMG.

¿El motivo? Más allá de que Daimler posea una cifra razonable del accionariado de Aston Martin (cercano al 5%) existe...