Si quieres un todocamino llamativo, con una imagen deportiva, el Tucson N Line puede ser lo que estés buscando.

Tras su presentación oficial, en el último trimestre del pasado año, el Hyundai Tucson 2021 ha supuesto una auténtica revolución en el segmento de los todocaminos compactos. Al menos, en el mercado español, donde se ha convertido en una llamativa y esperada novedad.

A fin de cuentas, como ya te contamos en la primera prueba del SUV, el modelo coreano presenta un diseño que se sale de lo común, una gama realmente extensa y más tecnología que nunca.

Tampoco falta la electrificación en el nuevo Tucson 2021, representada por variantes microhíbridas, híbridas e híbridas enchufables (Tucson PHEV). Pero... ¿y quien busque un SUV con un toque deportivo?

Galería: Hyundai Tucson N Line 2021, primeras fotos

En ese caso, la solución la aportarán las nuevas variantes N Line, cuya presentación debería ser inminente. Al igual que sucedía en la tercera generación, este acabado será el tope de gama, en lo referido a deportividad, ya que todo apunta a que no está prevista la llegada de un Hyundai Tucson N.

De hecho, a priori, parece que las versiones de altas prestaciones de Hyundai quedarán reservadas a los i30 e i30 Fastback (ambos con restyling), i20 y KONA, que contarán con el motor 2.0 T-GDI y la transmisión automática de doble embrague N DCT.

Por lo que hemos podido ver y saber hasta ahora del Hyundai Tucson N Line 2021, el SUV contará con un frontal modificado, con cambios centrados en la parrilla, el paragolpes y los grupos ópticos.

Del mismo modo, optará por unas llamativas llantas de aleación, entendemos que de 19 pulgadas (las más grandes de la gama actual) o incluso de 20. Por su parte, los cambios en la zaga se centrarán en el difusor trasero, un paragolpes modificado y unas salidas del sistema de escape de nueva factura, con forma ovalada en lugar de trapezoidal.

Hyundai Tucson 2021

¿Qué motores incluirá? Pues como ha sucedido con el anterior Tucson, lo lógico sería que se uniera a casi todas las mecánicas de la gama, porque hay muchos conductores que buscan una imagen deportiva, pero no una potencia excesiva bajo el capó.

Aun así, al ser ser un acabado más de la gama, no nos extrañaría ver el sello N Line también en la versión híbrida y turboalimentada, con 230 CV de potencia combinada. 

Galería: Prueba Hyundai Tucson 2021