Todavía existen muchos aficionados que siguen teniendo una idea muy poco precisa sobre los coches americanos, y más concretamente sobre los deportivos, pensando que son "coches torpes, pesados y pensados para conducir en recta". Pero nada más lejos de la realidad. La nueva generación de 'pony cars', como el Ford Mustang o el Chevrolet Camaro, poco tienen que ver con ese tópico. 

Aunque el Mustang GT con motor V8 que se vende en España es una auténtica delicia, lo cierto es que si buscamos deportividad hemos de mirar a la gama Shelby, que cuenta con dos variantes diferentes: el GT350, que tristemente desaparecerá pronto, y el brutal GT500.

Este último es precisamente nuestro protagonista, ya que os queremos enseñar lo bien que se las apaña en el circuito alemán de Hockenheim-GP, de la mano de la revista Sport Auto, que acostumbra a enfrentar en este trazado a todos los coches que pasan por sus manos.

Galería: Ford Mustang Shelby GT500 2020

En este caso, la bestia estadounidense ha logrado un tiempo de 1'54"6, es decir, el mismo registro que modelos como el Aston Martin DBS Superleggera, el Porsche 718 Cayman GT4 PDK o el Chevrolet Corvette C8 de motor central.

Gracias a este dato, el modelo americano se coloca por delante del Audi R8 V10 Spyder performance (1'55"2) o el BMW M850i xDrive Coupé (1'57"0), por ejemplo. Para que te hagas una idea, el coche más rápido cronometrado por Sport Auto fue el McLaren Senna, con un 'tiempazo' de 1 minuto y 40 segundos.

Cabe recordar que el Shelby GT500 esconde un motor V8 de 5,2 litros, sobrealimentado por compresor, que desarrolla nada menos que 771 CV de potencia y 847 Nm de par motor máximo, que se dice pronto. Se trata del mismo bloque 'Voodo' del GT350, aunque equipado con un compresor Eaton.

Ford Mustang Shelby GT500 2020

Gracias a semejantes cifras, anuncia una aceleración de 0 a 100 km/h en 3,5 segundos y un cuarto de milla (0-402 metros) en menos de 11,0 segundos. 

Ahora, sin más, disfruta del vídeo y de cómo el piloto Uwe Sener exprime el Shelby GT500 al máximo. Por supuesto, no te olvides de subir el volumen, porque merece la pena.