Un importador austríaco permite hacerse con esta bestia V8 americana.

A principios del año pasado, en el salón del automóvil de Detroit, Ford presentó el modelo de calle más potente de su historia. Hablamos del Ford Mustang Shelby GT500, el hermano mayor del GT350, un brutal coupé con motor V8 que, en principio, Ford dijo que no ofrecería en sus concesionarios europeos.

Pero, aunque el fabricante haya decidido no venderlo oficialmente en el Viejo Continente, la firma austriaca Peicher Automotive sí lo importa, de manera que, si realmente te interesa, puedes hacerte con uno de estos GT500 desde 109.990 euros, un precio que no está nada mal dado lo que ofrece.

Galería: Ford Mustang Shelby GT500 importado por Peicher US-Cars

Como sabemos, el Shelby GT500 esconde el motor V8 de producción más potente jamás fabricado por la marca. Se trata de una mecánica de 5,2 litros, sobrealimentada por un compresor, con una potencia de 771 CV y un par máximo de 847 Nm. Cifras salvajes, desde luego.

El bloque motor es el mismo que utiliza el GT350, es decir, el 'Voodoo' atmosférico de aleación de aluminio, aunque prescinde del cigüeñal plano de este e incorpora un compresor volumétrico Eaton. Además, tampoco está disponible con una caja de cambios manual, ya que solo se combina con una transmisión de doble embrague y siete velocidades, que envía toda esa fuerza al tren trasero.

Ford Mustang Shelby GT500 importado por Peicher US-Cars

El GT500 anuncia un 0 a 100 km/h en 3,5 segundos, así como un cuarto de milla (0-402 metros) en el entorno de los 11,0 segundos. Además, recurre a un equipo de frenos firmado por Brembo y a neumáticos Michelin Pilot Sport Cup 2, que son probablemente los mejores que existen para carretera, en lo que respecta a altas prestaciones.

La compañía, con sede en Werndorf, al sur de Graz, ofrece muchas opciones a la hora de personalizar el GT500. Desde los vivos colores de carrocería, como el verde lima Grabber de las imágenes, o los tonos rojo Rapid y naranja Twister del catálogo, hasta las clásicas franjas decorativas que recorren el eje central del coche.

Ford Mustang Shelby GT500 importado por Peicher US-Cars
Ford Mustang Shelby GT500 importado por Peicher US-Cars
Ford Mustang Shelby GT500 importado por Peicher US-Cars

Lógicamente, no faltan la enorme parrilla frontal con el logotipo Shelby, las grandes entradas de aire, el capó ventilado o un interior con asientos Recaro, cuadro de instrumentos digital de 12,0 pulgadas o molduras también de fibra de carbono, entre otras cosas.

Según la página web de Peicher Automotive, que ofrece un montón de modelos americanos importados (de marcas como Ford, Dodge, Chevrolet...), el Shelby GT500 más caro que tienen anunciado asciende a 154.990 euros, pero parece estar cargado de opcionales, como las franjas exteriores o las enormes llantas de fibra de carbono, de 20 pulgadas de diámetro.

Fuente: Peicher Automotive