Porque los 639 CV de serie deben ser pocos para el preparador...

Con el debut hace unas semanas del bestial Mercedes-AMG GT Black Series, cuyo motor V8 de cigüeñal plano ofrece 730 CV de potencia, el Mercedes-AMG GT Coupé 63 S 4MATIC+ de 639 CV y cuatro puertas dejó de ser el AMG más potente de la gama, título que había llevado consigo desde su lanzamiento, superando incluso al GT R

Así pues, cabría pensar que el GT 63 S de cuatro puertas no necesita precisamente potencia adicional, aunque el especialista Posaidon discrepa en este sentido, por lo que ofrece una serie de modificaciones para aumentar las cifras del motor V8 biturbo del modelo hasta niveles disparatados.

Galería: Posaidon GT 63 RS 830+

El preparador cuenta en su catálogo con una mejora denominada GT 63 RS 830+, que lleva la potencia del 4,0 litros V8 hasta los 940 CV, y el par motor máximo hasta unos impresionantes 1.278 Nm. Esto supone un aumento de 301 CV y 378 Nm con respecto al modelo de serie, nada menos.

Para obtener semejantes cifras, el bloque biturbo de ocho cilindros incorpora cambios a nivel de gestión electrónica, pero también dos nuevos turbocompresores y un sistema de escape totalmente nuevo, con catalizadores de competición, según Posaidon.

Posaidon GT 63 RS 830+
Posaidon GT 63 RS 830+
Posaidon GT 63 RS 830+

La compañía también ha llevado a cabo cambios en la admisión y el intercooler del V8, además de incorporar una culata modificada. A nivel de software, se han reprogramado las centralitas del motor (ECU), de la transmisión automática y del tren de rodaje.

Una de las tecnologías más llamativas de este RS830+ es un nuevo sistema adicional de inyección de agua y metanol, que permite aumentar la presión de soplado de los turbos sin someter el motor a un mayor estrés térmico, de manera que se incrementa el rendimiento sin detrimento de la fiabilidad, según la compañía. Este sistema va alimentado por un depósito integrado en el suelo del maletero.

Posaidon GT 63 RS 830+
Posaidon GT 63 RS 830+
Posaidon GT 63 RS 830+

Lógicamente, este aumento de potencia se traduce en unas prestaciones de órdago. El GT de Posaidon acelera de 0 a 100 km/h en 2,8 segundos, gracias también a su tracción total, pero es todavía más impresionante la aceleración de 100 a 200 km/h, en... ¡5,9 segundos! En cuanto a velocidad máxima, anuncia estar deslimitado y poder alcanzar "más de 350 km/h". 

Por último, cabe añadir que la preparación máxima de la marca no está homologada para Alemania, así que está enfocada a la exportación. La etapa de preparación apta para uso en carretera, al menos en el país germano (y suponemos que en el resto de Europa) es la que ofrece 830 CV y 1.100 Nm.