Lo más bestia de la familia GT no es precisamente barato...

Presentado en sociedad el pasado mes de julio, el sexto miembro de la saga Black Series es uno de los modelos más bestiales de la historia de la compañía, y lo pudimos probar recientemente en circuito, aunque todavía estábamos pendientes de saber su precio para España, ya que hasta ahora solo sabíamos su tarifa en Alemania.

La marca ya ha desvelado el coste final del Mercedes-AMG GT Black Series en nuestro país, donde ya está disponible para reservas a través de los concesionarios oficiales, y resulta ser 80.000 euros más caro que en su mercado natal.

Galería: Mercedes-AMG GT Black Series 2020, prueba

Si en Alemania hablamos de un precio de partida de 335.000 euros, en España el PVP arranca en 415.000 euros, nada menos, aunque ya incluye transporte, el 21% de IVA y el 14,75% del impuesto de matriculación.

El modelo, cuyo diseño recuerda al de la variante de competición GT3 de la familia, esconde el motor V8 de producción más potente de la historia de AMG, y como es lógico, está pensado para un uso en circuito, si bien es apto para carretera. Opcionalmente se podrá añadir el llamado Track Pack, que incluye jaula antivuelco de titanio, baquets de carbono o un extintor, por ejemplo.

Mercedes-AMG GT Black Series 2020, prueba

Cabe apuntar que el color naranja magma beam del ejemplar de las imágenes es una tonalidad exclusiva para esta bestia, aunque opcional, con un precio de 10.900 euros. Por el mismo sobreprecio se puede optar también por el característico color verde del GT R, AMG green hell magno. 

A nivel estético llaman la atención los innumerables elementos de fibra de carbono y sus componentes de aerodinámica activa, como una parrilla más generosa, pasos de rueda ensanchados y ventilados, un agresivo capó, un splitter ajustable en dos posiciones, un alerón ajustable o un llamativo difusor.

Mercedes-AMG GT Black Series 2020, prueba

Bajo el capó encontramos un 4,0 litros V8 biturbo, que podría parecer el mismo que el del resto de la gama, aunque en este caso goza de algunas soluciones específicas, como un cigüeñal plano, y consigue una potencia de 730 CV, nada menos, así como un par máximo de 800 Nm.

Además de un sonido característico, muy diferente al del V8 biturbo convencional, este bloque facilita en el Black Series un 0 a 100 km/h en 3,2 segundos, un 0 a 200 km/h en 9,0 segundos y una velocidad punta de 325 km/h.