Recurren a un motor de seis cilindros en línea y 3,0 litros, con apoyo del sistema eléctrico EQ Boost.

Los nuevos Mercedes-Benz Clase E Coupé y Cabrio 2020, que la marca alemana acaba de desvelar, estarán disponibles desde el inicio en su versión de acceso de Mercedes-AMG, es decir, el Mercedes-AMG E 53 4MATIC+, que ya estaba disponible para la berlina y el familiar. Por el momento, es la variante más potente y deportiva de la gama del Clase E.

Ambos modelos de dos puertas reciben, por ejemplo, la parrilla específica de AMG, al estilo Panamericana, con doce lamas verticales, además de unos nuevos faros más estilizados, un capó con musculosos nervios, entradas de aire más generosas o un paragolpes delantero que también es de nueva factura e incluye un splitter. 

Galería: Mercedes-AMG E 53 Coupé (2020)

Por detrás, el principal rasgo son las colas de escape dobles, que pueden estar acabadas en plata cromo o bien en negro brillante; esta última opción, dentro del paquete AMG Night Package, que añade un montón de elementos en color negro al exterior de cualquiera de los dos modelos, como las carcasas de los retrovisores o los marcos de las ventanillas, por ejemplo.

El discreto spoiler de la tapa del maletero, en el mismo color de la carrocería, puede ser opcionalmente de fibra de carbono. En lo que respecta a la vista de perfil, destacan las llantas de aleación, de 19 pulgadas y en diseño de cinco radios dobles, aunque de forma opcional se pueden adquirir unas de 20 pulgadas, disponibles en negro mate o gris titanio brillante.

Mercedes-AMG E 53 Coupé (2020)

Como en el resto de versiones de la familia, el habitáculo es muy parecido al del anterior Clase E, aunque en el caso de los E 53, cuentan con asientos de corte deportivo, tapizados en cuero sintético y microfibra Dinamica, con costuras de color rojo y con el habitual distintivo AMG, así como con cinturones de seguridad también en rojo o molduras de fibra de carbono.

Además, ambos incorporan el sistema multimedia MBUX de cuarta generación, con dos pantallas de 10,25 pulgadas, a modo de cuadro de instrumentos (con cuatro diseños disponibles) y display central. Tampoco falta el nuevo volante AMG Performance, con levas integradas, disponible forrado en cuero, en microfibra o en una combinación de ambos, que incorpora mandos táctiles y dos selectores circulares (y opcionales) en la zona inferior, para seleccionar los modos de conducción y otros ajustes dinámicos.

Mercedes-AMG E 53 Coupé (2020)

Como es habitual, estos modelos  ofrecen información específica al conductor, que puede acceder a través del menú AMG a datos del motor, a un indicador de marcha engranada, temperaturas, ajustes dinámicos, medidor de fuerzas G o un cronómetro, para tomar tiempos en circuito.

Seis cilindros en línea... con apoyo eléctrico

Bajo el capó de los nuevos E 53 encontramos un bloque de gasolina, de seis cilindros en línea y 3,0 litros, que cuenta con un turbocompresor y un compresor eléctrico, apoyado por un pequeño motor eléctrico, que hace las veces de motor de arranque y alternador, que es capaz de aportar 24 CV y 250 Nm de par motor máximo.

El propulsor ofrece una potencia de 435 CV, así como un par motor máximo de 520 Nm, aunque estas cifras se ven suplementadas por el EQ Boost, que también alimenta el sistema eléctrico de 48 V del vehículo. La transmisión es la llamada AMG SPEEDSHIFT TCT 9G, con convertidor de par y nueve velocidades, que se asocia a la tracción total AMG Performance 4MATIC+.

Mercedes-AMG E 53 Coupé (2020)

En lo referido a la suspensión, hablamos de la conocida AMG Ride Control+, es decir, la opción neumática de Affalterbach, con amortiguadores adaptativos, que se pueden ajustar en tres niveles de dureza (Comfort, Sport y Sport+). También cabe apuntar que el equipo de frenos de AMG está compuesto por discos perforados y ventilados de 370 milímetros en el eje delantero, junto a pinzas de cuatro pistones, y de 360 milímetros en el trasero, con pinzas monopistón.

Si hablamos de prestaciones, estos E 53 están limitados a 250 km/h, o bien a 270 km/h de forma opcional (con el llamado AMG Driver's Package), y son capaces de acelerar de 0 a 100 km/h en 4,4 segundos, en el caso del coupé, y en 4,6 segundos, en el descapotable. En cuanto al consumo se refiere, homologan entre 8,6 y 9,1 litros cada 100 kilómetros (NEDC), según llantas y tipo de carrocería.

Mercedes-AMG E 53 Coupé (2020)

Quizá el opcional más interesante sea un paquete denominado AMG Dynamic Plus, que es la primera vez que se ofrece en los modelos con motor de seis cilindros (era exclusivo de los V8) y que añade el modo de conducción Race, con programa Drift, además del volante AMG Performance de microfibra o pinzas de freno pintadas de color rojo, en ambos ejes.

Por último, el selector Dynamic Select ofrece cinco modos de conducción, denominados Slippery, Comfort, Sport, Sport+ e Individual, este último totalmente ajustable. Al mismo tiempo, el llamado AMG Dynamics permite tres modos de puesta a punto para el ESP y el sistema de tracción total, que en este caso se llaman Basic, Advanced y Pro.

Por el momento, no hay precios anunciados para la gama, aunque como anunciamos al comienzo, su llegada está prevista para otoño de este año.