No hay cambios en su mecánica, pero sí a nivel estético y de dotación tecnológica.

Apenas horas después de que BMW desvelara su renovado BMW M5, la firma de Affalterbach ha presentado la actualización de su rival más directo, el Mercedes-AMG E 63 4MATIC+, que en este caso, además de en formato berlina, también estará disponible en carrocería familiar o Estate. Veamos qué cambios incorpora este nuevo restyling del modelo alemán.

A simple vista, es evidente que este nuevo E 63 cuenta con una parrilla renovada, de estilo Panamericana, con doce lamas verticales y una estrella todavía más grande, además de unas entradas de aire de mayores dimensiones, que permiten al V8 respirar mejor. Los faros LED también tienen un diseño más plano y estilizado, al igual que los pilotos. 

Galería: Mercedes-AMG E 63 berlina 2020

El modelo también cuenta con una moldura de color negro brillante que cruza todo el frontal, bajo la parrilla. El splitter delantero, además, AMG lo ofrece en el color de la carrocería, en color plata (para la versión S), en negro brillante (si se equipa el paquete AMG Night) o en fibra de carbono.

En lo referido a los pasos de rueda, son 27 milímetros más anchos, ya que acogen llantas más grandes (las vías también son más anchas). Por último, la zaga también luce un diseño diferente, con un nuevo difusor de color negro, mientras que las salidas de escape trapezoidales tienen un acabado cromado en la versión normal y un acabado en titanio mate para el E 63 S. 

Mercedes-AMG E 63 Estate 2020
Mercedes-AMG E 63 berlina 2020
Mercedes-AMG E 63 Estate 2020

Las llantas de aleación de serie son de 19 pulgadas, en diseño de diez radios, si bien la variante S goza de llantas de 20 pulgadas y cinco radios dobles. Además, están disponibles en diferentes acabados, incluyendo una pintura negro mate, otra en negro brillante o un gris brillante, por ejemplo. La paleta de colores de carrocería cuenta ahora con tres nuevas opciones, denominadas 'graphite grey metallic', 'high-tech silver metallic' y 'brilliant blue magno'.

El habitáculo, también renovado, incorpora asientos AMG tapizados en cuero nappa (los semibaquet AMG Performance son opcionales), un volante AMG Performance de nueva generación o el sistema MBUX de última hornada, con funciones específicas de AMG, que cuenta con dos pantallas de 10,25 pulgadas (12,25 pulgadas en la versión S), una para el cuadro de instrumentos y la otra a modo de display multimedia.

Galería: Mercedes-AMG E 63 Estate 2020

Mismo V8, misma potencia

Bajo el musculoso capó del renovado Mercedes-AMG E 63, encontramos el mismo motor V8 biturbo, es decir, un bloque de 4,0 litros, con una potencia de 571 CV y un par máximo de 750 Nm, en el caso de la versión normal, y de hasta 612 CV y 850 Nm, en la variante S.

El primero es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 3,5 segundos, así como de alcanzar una velocidad máxima de 250 km/h, mientras que el S rebaja esta cifra hasta los 3,4 segundos y alcanza los 300 km/h. Por su parte, las variantes familiares aceleran en una décima de segundo más (3,6 y 3,5 segundos, respectivamente), y están limitadas a 250 y 290 km/h.

Opcionalmente, los dos modelos de acceso pueden optar por un limitador más 'permisivo', si se opta por el paquete AMG Driver, que les permite igualar la velocidad punta de los representantes S. 

Mercedes-AMG E 63 berlina 2020
Mercedes-AMG E 63 berlina 2020
Mercedes-AMG E 63 berlina 2020

La transmisión automática es la AMG SPEEDSHIFT MCT 9G, aunque ahora las levas que integra el volante son más grandes, para facilitar la utilización de las mismas. Cabe apuntar que el modelo goza de un modo manual (M), que permite el control total de la caja de cambios, a través de las citadas levas.

Y... ¿el consumo? Homologa entre 11,6 y 11,9 litros cada 100 kilómetros, según versión y carrocería, al tiempo que cuenta con soluciones como la desactivación selectiva de cilindros, el modo de conducción a 'vela' o el sistema de parada y arranque automáticos del motor ECO Start/Stop.

La suspensión de los E 63, denominada AMG RIDE CONTROL+, incluye muelles neumáticos y amortiguadores adaptativos (con tres modos, Comfort, Sport y Sport+), y según Mercedes-AMG, el objetivo de esta actualización ha sido mejorar sobre todo la comodidad de marcha del coche. Por supuesto, todas las versiones cuentan con la tracción total AMG Performance 4MATIC+, que en las variantes S cuenta con modo Drift y con un diferencial trasero de control electrónico. 

Mercedes-AMG E 63 berlina 2020

En lo referido al equipo de frenos, todos cuentan con discos ventilados y perforados, que en las versiones convencionales son de 360 milímetros en el eje delantero, junto a pinzas de seis pistones, y de igual diámetro pero menos gruesos en el tren trasero, con pinzas monopistón. En el caso de los E 63 S, los discos delanteros son de 390 milímetros. Opcionalmente, está disponible el equipo AMG Carbocerámico, con discos de 402 milímetros delante y 360 detrás.

Por el momento, la firma germana no ha anunciado los precios de la familia E 63. Ahora bien, si te sirve de referencia, su antecesor directo tiene un precio de partida en nuestro mercado de 134.800 euros.