La firma de Affalterbach ya está planeando dos versiones del nuevo buque insignia.

Prácticamente todos los modelos de Mercedes-Benz acaban teniendo su equivalente en la gama de Mercedes-AMG, es decir, brutales versiones, atiborradas de potencia, con unas prestaciones de primer nivel, una estética más agresiva y un sonido mucho más llamativo. Por supuesto, para el último modelo de la firma de la estrella no podía faltar la variante de Affalterbach.

Hablamos de la punta de lanza de la marca de Daimler, el Mercedes-Benz Clase S 2021 (W223), que conocimos a fondo la semana pasada y que, como es lógico, es el vehículo más avanzado y tecnológico de la casa. 

Como ya sabíamos, esta nueva generación del Clase S no contará con una motorización V12, tal y como anunció la edición de despedida del W222 o Mercedes-AMG S 65 Final Edition, que supuso un homenaje al motor de doce cilindros.

Galería: Mercedes-Benz Clase S 2020

A partir del próximo año 2021, parece que el Clase S de Mercedes-AMG seguirá contando con dos versiones, pero recurrirán a un motor V8 hibridado. Los rumores apuntan a dos denominaciones distintas: por un lado el S 63 e y por otro el S 73 e. En ambos casos, la 'e' hace alusión a su condición de híbridos enchufables, ya que se trata de la denominación que utiliza la marca en este tipo de versiones.

En este caso, el diseñador X-Tomi Design ha querido imaginarse el futuro S 63, tomando como base el nuevo Mercedes-Benz Clase S, pero añadiendo un toque de picante al exterior y un llamativo color naranja de carrocería, entre otras cosas.

También llaman la atención un juego de llantas de aleación más generosas, con el típico diseño de AMG, pintadas en negro y con un perfil cromado, o una suspensión rebajada, que deja la carrocería más cerca del asfalto. Aunque no hay un render de la trasera, seguro que no faltarán un agresivo difusor y grandes salidas de escape.

Según los rumores más recientes, el S 63 e recurriría a un bloque de 4,0 litros V8 biturbo, asociado a un motor eléctrico montado en el eje trasero. La potencia podría superar los 700 CV, si bien para el más potente S 73 e, podríamos hablar de una cifra superior a 800 CV.

Ambos deberían compartir una batería de 20 kWh, aunque no sabemos qué tipo de autonomía eléctrica podrán llegar a ofrecer. En cualquier caso, y aunque echaremos de menos los V12 y también los V8 'convencionales', habrá que esperar para ver qué nos depara el futuro electrificado de Mercedes-AMG.