Se trata de una edición limitada, a 130 unidades en todo el mundo, con 630 CV de potencia.

Mientras Mercedes-Benz sigue presentando novedades para el salón de Ginebra 2019, nosotros nos preguntamos qué tamaño tendrá su estand para que entren tantos coches nuevos...

En este caso, nos centramos en Mercedes-AMG y en una edición especial del Clase S, conocida como S 65 Final Edition. Limitada a 130 unidades, tiene un toque agridulce, ya que supone la despedida de la actual generación de la berlina de lujo germana. 

Este futuro objeto de colección está acabado en el tono exclusivo Obsidian Black y se distingue por contar con elementos como la inscripción “One Man - One Engine”, en la cubierta del motor (que es de color negro, en lugar de plateada), y por unas salidas de escape pintadas en negro brillante. 

Tan oscuro esquema cromático se ve salpicado con detalles en bronce mate, presentes en las llantas de aleación de 20 pulgadas, de diseño multirradio, las tomas de aire delanteras, las taloneras laterales y el paragolpes posterior. Además, una placa en el pilar C nos recuerda que nos encontramos ante un modelo muy especial. 

Mercedes-AMG S 65 Final Edition: un motor asombroso

Los números que anuncia el propulsor siguen siendo asombrosos. A fin de cuentas, el bloque 6.0 V12, biturbo, entrega 620 CV de potencia y 1.000 Nm de par máximo, que le permiten alcanzar los 300 km/h, gracias al AMG Driver’s package, que se incluye de serie. Sin duda, datos 'salvajes' para un modelo de su tamaño y peso.

Por dentro, se aprecia el mismo lujo de siempre, aunque siguiendo la línea de color del exterior e incluyendo algunos rasgos distintivos, como la placa '1 of 130' y el volante AMG Edition. Por supuesto, incluye todo el equipamiento imaginable, desde el techo panorámico hasta unos asientos traseros con todos los ajustes y comodidades posibles. 

Todavía no sabemos cuánto costará, aunque esperamos que la firma lo anuncie durante la cita helvética. Lo que parece claro, es que superará los 300.000 euros...