Este tipo de bloques, de ocho cilindros, están en peligro de extinción.

Puede que Toyota sea todo un pionero en materia de vehículos híbridos, desde el lanzamiento de la primera generación de su Toyota Prius, en 1997, pero la marca también ha mantenido en su oferta motores V8. Eso sí, solo en algunos mercados y para modelos muy concretos, como el mítico Land Cruiser o en vehículos para América, como el SUV Sequoia y el pick-up Tundra.

En nuestro país, la marca de lujo Lexus es la que ha ofrecido los últimos V8 del grupo, concretamente en las versiones F de algunos de sus modelos, como el IS F, el RC F o el GS F, que recurrían a un bloque atmosférico de 5,0 litros, con ocho cilindros en V y potencias superiores a los 400 CV.

Lexus RC F Track Edition 2020

Ahora, los últimos rumores apuntan a que Toyota podría descatalogar sus motores V8 en los próximos tres años, a favor de un nuevo bloque V6 de la serie GR, turboalimentado y con 3,5 litros de cilindrada. Por el momento, ningún representante de Toyota ha querido confirmar estos rumores.

Actualmente, la firma nipona fabrica sus V8 en dos plantas: la de Huntsville, en Alabama (Estados Unidos), y la de Tahara, en Japón. De momento, la producción continuará, aunque es probable que estas factorías transformen sus líneas de producción para la fabricación del nuevo V6, una vez concluya la del V8.

Toyota Land Cruiser

En cualquier caso, Lexus anunció hace unos meses que estaba trabajando en un nuevo bloque V8 con dos turbos, que pondría a prueba en coches de competición, pero que después llegaría a modelos de su gama, de manera que podemos esperar que, al menos Lexus, mantenga durante más tiempo los motores de ocho cilindros en su oferta.

La realidad es que ya son muy pocas las marcas que ofrecen motores V8, que están en peligro de extinción, y menos todavía bloques atmosféricos, que no recurran a la turboalimentación. La mayoría de fabricantes solo los mantienen en algunos mercados como el de Estados Unidos, donde tienen una larga tradición.

Lexus IS F

El Ford Mustang GT, por ejemplo, cuenta con uno de estos motores en Europa, pero muchas firmas Premium ya los han ido eliminando de sus gamas, como es el caso de Audi y sus RS más recientes, que ya cuentan con motores V6 de menor cilindrada.

Afortunadamente, grandes marcas como Mercedes-AMG o BMW, todavía ofrecen motorizaciones de ocho cilindros, aunque turboalimentadas, como es el caso de los conocidos 4,4 litros V8 biturbo de Múnich, o el 4,0 litros V8, también con dos turbocompresores, de Affalterbach.

Fuente: The Drive