El actualizado todoterreno japonés te llevará siempre a tu destino... por muy inaccesible que sea.

En una época no muy lejana, bastantes marcas contaban con algún todoterreno en su gama y unas pocas empezaban a desarrollar SUV, modelos más ligeros y enfocados al asfalto. Esa tendencia ha dado un giro de 360 grados y, ahora, son los todocaminos los que pueblan las carreteras, mientras que los TT se han convertido en una especie en peligro de extinción. En esta prueba del Toyota Land Cruiser 2018, abogamos por su conservación.   

Desde luego, si hay una marca famosa por sus 4x4, esa es Toyota. Y su buque insignia en este segmento tiene buena 'culpa' de ese reconocimiento. Con 67 años de historia a sus espaldas, acaba de recibir una interesante actualización, con la que mejora aún más sus capacidades fuera del asfalto, a la vez que continúa posicionándose como un interesante vehículo familiar. 

 

Buen par abajo

Por supuesto, el coche se sigue sustentando en un chasis de largueros y travesaños, una base robusta e idónea para un vehículo de este tipo. Sin meternos mucho en el tema estético, la marca japonesa ha querido ofrecer una línea más cercana a los SUV, a partir de un nuevo frontal. En el habitáculo, se ha rediseñado el salpicadero con nuevos mandos y una pantalla táctil de 8,0 pulgadas.  

En el apartado mecánico, se sigue confiando en el motor turbodiésel 2.8 D-4D de 177 CV, con cuatro cilindros en línea, que brinda una destacada cifra de par, 420 Nm, a tan solo 1.400 vueltas; algo fundamental tanto dentro como fuera del asfalto.

Seguro que los aficionados al 4x4 quieren saber los argumentos con los que cuenta el coche para el campo. No os hago esperar más; el Toyota Land Cruiser 2018 se beneficia de un sistema de tracción total permanente y de una reductora. A estos dos aliados, hay que sumar dos diferenciales bloqueables, el central y el trasero. Este último es de deslizamiento limitado y actúa de forma automática, sin tener que accionar ningún mando.

Esperad, que aún hay más, porque el coche cuenta con un eje rígido trasero y un control de descenso de pendientes. Parece bien preparado para cualquier aventura, ¿verdad?

Prueba Toyota Land Cruiser 2018
Prueba Toyota Land Cruiser 2018

Toyota Land Cruiser 2018: un titán en el campo

Primero, lo probamos en pistas llanas y algo rotas. En este escenario, nos maravilló la capacidad de absorción de la suspensión adaptativa KDSS, que modifica automáticamente el funcionamiento de las estabilizadoras y se incluye de serie en el acabado VXL. Los agujeros se superan sin perturbar apenas la comodidad en el habitáculo, lo que anima al conductor a llevar elevados ritmos. 

Posteriormente, completamos un par de trialeras y superamos una zanja. Gracias a todas las ayudas y al cambio automático con convertidor de par, de seis velocidades, el conductor solo tiene que preocuparse de no tocar los bajos o las estriberas. A pesar de que el vehículo cuenta de serie con neumáticos pensados para el asfalto, no echamos en falta más motricidad.

Desde luego, es espectacular ver cómo se descuelga el eje rígido posterior, lo que impide que una de los dos ruedas quede en el aire. De hecho, mi conclusión es que los más aficionados a la conducción todoterreno, si se decantan por este coche, deberían adquirirlo con cambio manual, para sentirse más protagonistas a la hora de superar distintas dificultades 4x4.

Prueba Toyota Land Cruiser 2018

Buen vehículo familiar 

Lógicamente, también sumamos kilómetros por el asfalto. Aquí, el Toyota Land Cruiser 2018 no saca a relucir demasiado sus amplias dimensiones (4.840 milímetros de longitud) ni su elevado peso (más de dos toneladas), de tal forma que no resulta demasiado complicado controlar sus reacciones.  

La suspensión delantera independiente y el buen tacto de la dirección permiten al conductor trazar curvas con seguridad, aunque hay que tener en cuenta que no se está a los mandos de un turismo al uso. 

En vías de primer orden, afloran una gran comodidad y la sensación de que se viaja a una velocidad menor de la que realmente es. Atento, pues, al velocímetro. No obstante, si surgiese alguna emergencia, el equipo de frenos funciona con bastante solvencia, a pesar de la masa con la que tiene que lidiar.  

Prueba Toyota Land Cruiser 2018

Siete plazas de serie

No está de más recordar que el Toyota Land Cruiser VXL 2018 incluye de serie siete plazas y que los asientos de la segunda fila pueden desplazarse longitudinalmente y abatirse. Además, el maletero alcanza los 553 litros con cinco ocupantes y el gran portón trasero dispone de una luneta practicable, para poder meter o sacar pequeños objetos. 

Si empezamos a mirar alternativas a este modelo, nos damos cuenta de que es el que muestra un mayor equilibrio entre espacio, confort y efectividad campera. Hay vehículos más extremos y también más caros y menos habitables, por lo que el Land Cruiser puede ser considerado como la opción más inteligente de todas. 

Es verdad, las emisiones contaminantes y la protección medioambiental, a través de Parques Nacionales y Naturales, así como otros espacios protegidos, no están de su lado, pero el modelo japonés gratifica en cualquier excursión por el campo y lleva a toda la familia de forma cómoda y segura. 

El coche está a la venta con carrocerías de tres y cinco puertas, desde 37.250 euros, aunque las versiones destinadas al cliente particular comienzan con precios desde 42.150 euros. Si quieres saber más de este coche, pincha en el siguiente enlace donde se encuentra una primera toma de contacto.

Prueba Toyota Land Cruiser 2018
Prueba Toyota Land Cruiser 2018
Prueba Toyota Land Cruiser 2018

Equipamiento de serie: Climatizador automático bizona, suspensión adaptativa (KDSS), sistema de tracción total permanente, diferencial central autoblocante y trasero de deslizamiento limitado (LSD), faros delanteros con tecnología de tipo LED, llantas de aleación de 19 pulgadas, siete plazas, cámara trasera de asistencia al aparcamiento, sensores de alumbrado y lluvia, volante regulable eléctricamente, control de velocidad de crucero adaptativo, asistentes de luz de carretera y de frenada de emergencia automática, sistema de reconocimiento de señales de tráfico, rueda de repuesto del mismo tamaño, estriberas laterales y retrovisor interior fotocromático.  

Opciones: Navegador Toyota Touch2 & GO (850 euros), barras longitudinales de techo (400 euros), bola de remolque (248 euros), pintura metalizada (1.100 euros), salida de escape cromada (59 euros), alfombrillas de goma (69 euros), red separadora (238 euros) y Pack Tapicería de Cuero: cuero, asientos delanteros ventilados y traseros calefactables (1.400 euros), 

Otras noticias de Toyota en Motor1.com:

Toyota Land Cruiser 180D VXL 5 puertas Auto

Motor Diésel, 4 cilindros en línea, turboalimentado, 2.755 cm3
Potencia 177 CV a 3.400 rpm / 420 Nm entre 1.400 y 2.600 rpm
Caja de cambios Automática con convertidor de par, 6 velocidades
0-100 km/h 12,1 s
Velocidad máxima 175 km/h
Consumo 7,4 l/100 km
Tracción Integral, con reductora
Peso en vacío 2.170 kg
Número de asientos 7
Capacidad del maletero 553 l
Precio base 57.900 euros

Prueba Toyota Land Cruiser 180D VXL 2018