El bloque de ocho cilindros, que se probará en competición, se utilizará en futuros modelos de calle de la marca.

La próxima primavera, entre los días 21 y 24 de mayo de 2020, tendrá lugar en el mítico circuito de Nürburgring una de las carreras de resistencia más interesantes del año para muchos aficionados, las 24 Horas de Nürburgring, en la que toman la salida cerca de 200 coches de diferentes categorías.

Gazoo Racing, la división de competición de Toyota, lleva participando en esta carrera de 24 horas durante los últimos 14 años, y en las dos ediciones más recientes lo ha hecho con el Lexus LC, el espectacular coupé de la casa pero en versión de carreras, aunque en ambas ocasiones los coches tuvieron problemas mecánicos que les obligaron a pasar mucho más tiempo del deseado en los boxes.

Si bien la participación de Gazoo Racing con su Lexus LC en la prueba de las montañas de Eifel no es una gran novedad, lo que sí es noticia es que el coupé japonés equipará un nuevo motor V8, biturbo, que la marca pondrá a prueba durante la carrera alemana.

El objetivo, además de que el Lexus LC gane en fiabilidad durante la desafiante carrera, es ultimar este bloque de ocho cilindros y nuevo desarrollo de cara a su futura instalación en modelos deportivos de calle. De momento no se han anunciado cifras, aunque los rumores apuntan a una cilindrada de 4,0 litros y una potencia del entorno de los 600 CV.

Por último, la firma nipona aprovechará para desarrollar y utilizar en el coche de carreras nuevos componentes, desde elementos de carrocería y de la suspensión, con el objetivo de reducir el peso del LC y aumentar su rigidez torsional, hasta sistemas electrónicos como el ABS o los controles de estabilidad y tracción.