La versión de competición del superdeportivo británico se ha dejado ver rodando en Goodwood.

Actualización: por fin hemos podido ver rodando al superdeportivo británico. Lo hizo con motivo del 77th Goodwood Members’ Meeting y con un conductor de lujo al volante, Bruno Senna, por motivos más que obvios, además de por ser el embajador del fabricante.

Cabe añadir que todas y cada una de las 75 unidades que se han creado de este vehículo tenían dueño, antes incluso de que sus componentes comenzaran a ensamblarse.

Y eso que el precio de este automóvil de carreras asciende a 1,1 millones de libras, impuestos aparte, que al cambio son algo más de 1,27 millones de euros.

En el vídeo lo puedes ver circulando, no a una velocidad muy alta, junto a sus hermanos de elevadas prestaciones, el McLaren P1, el P1 GTR y el ya legendario McLaren F1.

¿Puede haber algo más extremo que el McLaren Senna? Sí, la versión de competición GTR, que se presentó como concept car hace un año y acaba de mostrarse de manera oficial. Destinado exclusivamente a circuitos de velocidad, su producción está limitada a 75 unidades... ya adquiridas.

Este vehículo se une a otros modelos míticos con el mismo apellido, como el P1 GTR y el F1 GTR, además del McLaren Speedtail, el sucesor del F1. Conserva el motor 4.0 V8, biturbo, del Senna de calle, aunque potenciado a 825 CV y 800 Nm. Esa dosis de 25 CV extra surge de quitar el catalizador secundario y 'tocar' la centralita electrónica. 

Al eliminar ese componente del escape, McLaren afirma que el sonido es aún más contundente... algo que parecía difícil de conseguir.  

Si recuerdas, el prototipo tenía las salidas de escape en los laterales, delante de las ruedas traseras, si bien esta configuración ha cambiado en el automóvil definitivo, posicionándose en el mismo sitio que en el Senna.

La decisión se toma para garantizar el camino más corto y rápido hacia el exterior para los gases de escape. A su vez, esta configuración reduce la complejidad técnica y el peso del conjunto.   

Hablando de kilos, este 'monstruo' de los circuitos declara 1.188 en vacío, 10 menos que su 'hermano' de carretera, para lograr la mejor relación peso-potencia de cualquier coche fabricado por McLaren Automotive. Además, las modificaciones en la carrocería permiten que el Senna GTR genere la friolera de 1.000 kilos de fuerza descendente, 200 más que el Senna de carretera.

Como resultado del paquete aerodinámico instalado, el Senna GTR puede alcanzar el mismo nivel de carga aerodinámica que el superdeportivo estándar, a una velocidad un 15% más baja.

McLaren Senna GTR

Al ser desarrollado exclusivamente para trazados cerrados al tráfico, no resulta extraño que McLaren se haya deshecho de la mayoría de las comodidades, para quitar kilos de encima. Aun así, dispone de aire acondicionado, algo muy de agradecer en días calurosos.

Dentro de los componentes específicos para vehículos de carrera, se encuentran un sistema de telemetría y otro de extinción de incendios. Como colofón perfecto, el Senna GTR es el McLaren más rápido jamás construido fuera de la Fórmula 1.