La firma británica recurre al legendario piloto de Fórmula 1, para dar nombre a su último y exclusivo superdeportivo.

Puede que, dentro de las pistas de Fórmula 1, McLaren no esté viviendo el mejor momento de su historia. Sin embargo, fuera de ella, parece que las cosas van viento en popa. Así lo demuestra este nuevo superdeportivo, de fabricación limitada, cuyo nombre se inspira en una de las grandes leyendas (si no la más grande) de la Fórmula 1: Ayrton Senna.

¿El motivo? Parece bastante evidente. El astro brasileño, que falleció en el Gran Premio de San Marino de 1994, ganó sus tres títulos mundiales a bordo de uno de los monoplazas de la escudería de Woking: en 1988, 1990 y 1991. Y, desde la firma británica, con el lanzamiento del McLaren Senna 2018, parecen decididos a que su legado siga más vivo que nunca. 

McLaren Senna 2018

McLaren Senna 2018: solo quinientas unidades

A priori, ese es el primer dato llamativo de este nuevo superdeportivo, conocido en su fase de desarrollo como P15: se fabricará como una edición especial, limitada a tan solo 500 ejemplares para todo el mundo. Algo en lo que se fundamenta su elevado precio final: 750.000 libras (al cambio actual, unos 850.000 euros).

McLaren Senna 2018

Nacido para el circuito

Bien, ya sabemos que se trata de un coche sumamente exclusivo. Sin embargo, también te gustará saber que siente especial predilección por los circuitos. Al menos, así lo deja entrever su increíble diseño exterior. A fin de cuentas, la espectacular pintura anaranjada no nos debe distraer: todo en su brutal carrocería, hasta el más mínimo pliegue, tiene una función aerodinámica. 

Dicho esto, destacan algunos detalles en concreto, como el elaborado paragolpes delantero, las distintas tomas de ventilación presentes en todo el conjunto (especialmente vistosas las destinadas a los frenos) o el espectacular alerón trasero; todo un clásico, que puede variar su posición, de forma activa, en función de las necesidades de cada momento. 

Todo, pensado para que el flujo de aire haga al conjunto más rápido, efectivo y estable. Tal y como sucede en los coches de competición, pero con una gran ventaja. ¿Adivinas cuál? El McLaren Senna 2018 puede circular por carreteras abiertas. Aunque, tal vez, circular no sea el verbo más adecuado...

McLaren Senna 2018

Con 800 CV de potencia

Mecánicamente, tampoco se queda atrás. Nacido para ser más rápido que el propio McLaren P1, apuesta por una evolución del propulsor 4.0 V8, con dos turbos, que entrega 800 CV de potencia y 800 Nm de par máximo. Por supuesto, la propulsión es trasera mientras que, para el cambio, se sigue apostando por una transmisión automática de doble embrague, con siete velocidades. Por supuesto, la suspensión adaptativa y los discos de freno aerodinámico tampoco se pierden la fiesta.

Sin embargo, lo mejor de todo no se ve. Estamos hablando del chasis Monocage III, elaborado en fibra de carbono. Una de las señas de identidad de la firma, que permite arrojar un peso en vacío de apenas 1.198 kilos.

Así las cosas, aunque no se han anunciado todavía sus prestaciones, McLaren afirma que el Senna es más veloz que el P1, tanto en ficha técnica como en circuito. Palabras mayores, no cabe duda, teniendo en cuenta que el P1 es capaz de alcanzar los 350 km/h y de acelerar de 0 a 100 en 2,8 segundos. En cualquier caso, para gestionar el potencial de la manera más eficaz posible, el control dinámico de la conducción ofrece cuatro modos: Comfort, Sport, Track y Race. 

Pero la cosa no acaba aquí. Justo por encima, parece que se situará un nuevo modelos de las Ultimate Series, el todavía conocido como BP23. En ese caso, estamos hablando de un 'Hyper-GT', limitado a 106 unidades, que se convertirá en el sucesor espiritual del legendario F1. De hecho, cuando llegue en 2019, lucirá una configuración interior idéntica a la del legendario deportivo, con tres asientos.

Más noticias sobre McLaren:

 

McLaren Senna 2018