Puede que dentro de poco los coches carezcan de volante, pedales y hasta de conductor. Pero estos elementos seguirán presentes en el automóvil durante años.

Los coches del futuro serán muy diferentes a los actuales: ecológicos, conectados y con la conducción autónoma como meta final. Eso implica que muchos de los mandos y elementos presentes en los automóviles de hoy en día desaparezcan, en favor de otros que los sustituirán. Sin embargo, parece que existen cinco componentes que continuarán entre nosotros durante mucho tiempo...

Galería: 5 componentes que permanecerán en los coches del futuro

1.- Freno de estacionamiento

En la actualidad, el número de palancas y mandos del salpicadero se está reduciendo, en favor de grandes pantallas. Sin embargo, la presencia de un freno de estacionamiento seguirá siendo imprescindible en los coches nuevos.

Tal vez, más que los propios frenos convencionales, ya que en el futuro, la conducción autónoma y los coches eléctricos permitirán grandes deceleraciones utilizando el sistema de frenada regenerativa del motor, relegando a los frenos a un papel secundario. 

Por otro lado, parece que la posición P de la palanca de cambios seguirá entre nosotros, ya que a diferencia de los automóviles con mecánicas tradicionales, el motor eléctrico no ofrece ningún tipo de resistencia cuando está apagado, por lo que podría moverse sin ningún tipo de problema, si no existiese una posición de seguridad P que evite que el coche se desplace.

Eléctrico, 5 cosas que no desaparecerán.

2.- Suspensiones adaptativas

El progreso técnico y la irrupción de las mecánicas eléctricas harán que elementos como el motor y las transmisiones sean cada vez más sencillos. Sin embargo, con las suspensiones sucederá todo lo contrario: cada vez serán más complejas.

¿La razón? Algunas marcas de coches ya están trabajando para generar electricidad a partir de los movimientos de la suspensión, de forma similar a como lo hace el sistema de regeneración de energía en las fases de deceleración y frenado.

Por otro lado, la idea de conectar los motores eléctricos directamente a las ruedas, lleva rondando a los ingenieros de las marcas durante años. Eso aportaría algunas ventajas de fabricación, como la ausencia de complejos sistemas de tracción total o la posibilidad de controlar, con total precisión, el par que llega a las ruedas.

Este nuevo esquema significaría un aumento de las masas no suspendidas, algo que repercutiría negativamente en la dinámica. La solución a este problema podría ser la incorporación de unas suspensiones 'predictivas', similares a los sistemas MAGIC BODY CONTROL de Mercedes-Benz, Active Suspensión de Audi o la Active Scan Surface del DS 7 CROSSBACK.

A través de una cámara, estas suspensiones son capaces de leer el asfalto que hay por delante del coche, para detectar las irregularidades del asfalto y, en función de los datos obtenidos, ajustar la dureza de cada amortiguador, de forma individual, para mejorar la estabilidad y el confort de marcha. 

Eléctrico, 5 cosas que no desaparecerán.

3.- Climatizador

En el futuro, los automóviles se transformarán en salones rodantes, gracias a los sistemas de conducción autónoma. Y, por supuesto, el climatizador será imprescindible para hacer el viaje lo más cómodo posible. Eso sí, su funcionamiento será cada más parecido al de un aire acondicionado doméstico, dotado de bomba de calor, que al de los actuales automóviles con motor térmico. 

Eléctrico, 5 cosas que no desaparecerán.

4.- Faros

A menos que las carreteras del futuro incorporen un revolucionario sistema de iluminación, los coches seguirán necesitando faros. En teoría, los automóviles autónomos serían capaces de desplazarse en la oscuridad, gracias a las distintas cámaras que rodean a la carrocería y al guiado por satélite; sin embargo, los faros seguirán siendo necesarios para que los peatones puedan observar los coches mientras se aproximan. 

Pneumatici per auto elettriche

5.- Neumáticos

La hipótesis de que los coches del futuro levitarán o viajarán sobre esferas (como el Audi de la película Yo, Robot, protagonizada por Will Smith) resulta tan ilusionante como inviable. Y es que, tras milenios al servicio de la humanidad, la rueda sigue siendo el invento más eficaz para transmitir la potencia del motor al suelo y, a la vez, absorber muchas de las irregularidades del asfalto.

Galería: 5 componentes que permanecerán en los coches del futuro