Cada uno de ellos forma parte de un segmento. Dependiendo del que escojas, además de con gasolina, también pueden funcionar con GLP y GNC.

Se trata de una solución ecológica que cuenta con muchos años de historia, pero ahora se encuentra en pleno auge en nuestro país. Los coches bifuel atesoran una larga tradición en países como Francia e Italia, debido a su cúmulo de virtudes. Principalmente, son tres: ahorro diario, obtención de la etiqueta ECO de la DGT y elevada autonomía.

Estos vehículos se alimentan de gasolina y de otro combustible alternativo, que puede ser GLP (gas licuado de petróleo) o GNC (gas natural comprimido). El primero es el más extendido y el que, por tanto, resulta más sencillo encontrar en estaciones de servicio. En cualquier caso, ambos carburantes se ofrecen a un precio mucho menor que el de la gasolina, por debajo de 1 euro el litro (o el kilo, en el caso del GNC).

Estos automóviles cuentan con sistemas de alimentación y depósitos independientes. El tanque del GLC o GNC se suele situar en el lugar de la rueda de repuesto y, sumando ambos, se puede superar, en la mayoría de los casos, los 1.000 kilómetros sin tener que repostar. Por si fuera poco, al contar con la etiqueta ECO, el vehículo puede circular, sin ningún tipo de restricción, aunque se encuentre activo algún protocolo anticontaminación.     

Por otra parte, el paso de un carburante a otro es imperceptible para el conductor y, además, el motor rinde prácticamente igual con ambos. Echa números, porque puede ser una interesante solución para ti o tu familia. Nosotros te proponemos 10 opciones, todas de diferentes segmentos, para que las valores.  

Otras listas interesantes y entretenidas: