Se trata de un auténtico icono, aunque no todas las generaciones son igual de espectaculares.

Hace unos días conocimos la nueva generación del Porsche 911 Targa (992), así que es la ocasión perfecta para repasar la historia del modelo, cuyo concepto nació hace nada menos que 55 años. Corría el año 1965 cuando Porsche presentó, en el salón del automóvil de Frankfurt, el 911 Targa original, cuyo nombre hacía referencia a una de las carreras más famosas de la época, la Targa Florio italiana.

Aquel coche, que no era un coupé, pero tampoco un cabrio al uso, supuso una idea totalmente nueva. Fue el primer descapotable en contar con una barra antivuelco fija, de acero pulido, que después se convertiría en toda una seña de identidad del Targa. El concepto también llegó a otros modelos de la casa, como el Porsche 914 o incluso el ya mítico Porsche Carrera GT.

El 911 Targa presentado en el salón alemán, se convirtió en una realidad en otoño de 1966, añadiéndose a la gama del Porsche 911 original, denominado "ur-911", el 911 S y el 912. Partiendo de esta base, veamos cómo ha evolucionado el concepto del Targa durante las últimas décadas.

Las ocho generaciones del 911 Targa