¿Hay algo mejor que estrenar un coche nuevo? Sí, recogerlo en Zuffenhausen y volver conduciéndolo hasta casa.

A la hora de comprar un coche nuevo de Porsche, hay un divertido y carísimo trámite por el que todo cliente pasa: el listado de equipamiento opcional. Divertido, porque hay pocas sensaciones mejores en el mundo que configurar un deportivo. Y caro... por motivos obvios.

Pero si tuviéramos que escoger la mejor opción de todas, desde luego, no tendríamos dudas: la recogida del coche en la fábrica de Zuffenhausen, en Stuttgart, o en la de Leipzig, ambas en Alemania. Dos lugares casi mágicos, donde se fabrican algunos de los mejores modelos del mundo.

Una aventura que comenzó hace 70 años, el 26 de mayo de 1950 para ser exactos, y que sigue realmente viva hoy en día, como demuestra el hecho de que el propietario del primer Taycan acudiese a la factoría, en busca de su flamante coche eléctrico.

El encargado de inaugurar la tradición fue Ottomar Domnick, un afortunado conductor que recogió su flamante Porsche 356, de color plata, aquel mes de mayo de mediados del siglo XX.

Pero antes de ponerse en marcha, vivió otra oportunidad única, ya que tuvo la suerte de sentarse en el asiento del copiloto y disfrutar, junto al piloto Herbert Linge, de lo que podríamos denominar como una pequeña "prueba final del vehículo".

Galería: 70 aniversario de la recogida de modelos Porsche en la fábrica

Desde luego, no son pocos lo clientes que optan por esta solución. Solo en 2019, unas 2.500 personas recogieron sus coches nuevos de Zuffenhausen, mientras que casi 3.000 hicieron lo propio en Leipzig.

Pero la emoción del primer encuentro con el coche de sus sueños no es la única vivencia que se llevan a casa. Si la entrega de llaves se lleva a cabo en Zuffenhausen, se accede a la fábrica, para ver cómo se ensambla el 'Nueveonce' y se visita el Museo Porsche.

En cambio, en Leipzig (donde se hacen los Macan y Panamera) se puede conducir un modelo similar al adquirido, en un circuito de pruebas, con su correspondiente homologación FIA.

Si tuviéramos que escoger un coche para ir en su busca a la fábrica de Zuffenhausen, desde luego, no nos faltarían ideas. Aunque, tal vez, apostáramos por el 911 Turbo S de la generación 992, con 650 CV de potencia. ¿Quieres conocerlo mejor? No te pierdas la galería de fotos...

Galería: Porsche 911 Turbo S 2020