Amplio, estable y con una estética atractiva. El nuevo todocamino compacto convence a los más exigentes.

Hacerse un hueco entre los SUV compactos Premium más vendidos no es una tarea fácil. No en vano, en este segmento no solo pugnan las tradicionales marcas alemanas, sino también, Volvo, Lexus, Land Rover y Jaguar con modelos de última generación.

En esta Guía de compra, vamos a analizar el último representante en llegar, el Audi Q3 2019. En concreto, la versión turbodiésel 35 TDI quattro, con 150 CV. La segunda generación del modelo germano crece considerablemente de dimensiones, para separarse del Q2, y suma aún más argumentos de compra en todos los apartados.  

A partir de la adopción de la plataforma MQB (el primer Q3 no la empleaba), el coche declara 4,48 metros de longitud, lo que supone 9,7 centímetros más que su antecesor. Además de ser notablemente amplio en el interior, la estética, con claras reminiscencias al Q8, consigue un mayor impacto visual que antes. 

A todo esto, hay que sumar interesantes versiones de gasolina TFSI y de ciclo diésel TDI, más un amplio compendio de ayudas electrónicas a la conducción. Además, el Q3 muestra un dinamismo muy convincente, con la suspensión deportiva opcional.

En este ámbito, es muy estable, resulta fácil de conducir, no se descompone al pasar por fuertes irregularidades y muestra mucha precisión en las curvas, incluso en las lentas o en las mal peraltadas, con un tren trasero bastante noble. Todo, sin una pérdida de confort notable, fruto del tren de rodaje específico.    

Si quieres conocer más en detalle al Q3, pincha en la flecha lateral de la imagen para ir desgranando más cualidades.