Al SUV estadounidense no hay terreno que se le resista...

Aquellos que critican los SUV emplean como argumento el hecho de que son vehículos que realmente no sirven para el campo. El Jeep Compass 2019, un modelo compacto de 4,39 metros de longitud, podría callar muchas bocas, ya que se beneficia del sistema de tracción total Active Drive y el control dinámico de la conducción Selec-Terrain, que luego analizaremos más en detalle.

Desde luego, es una magnífica forma de distinguirse de la numerosísima competencia, entre la que se encuentran superventas como el Nissan Qashqai y el SEAT Ateca, o rivales Premium como el Audi Q3, el Mercedes-Benz GLA, el BMW X1 o el Range Rover Evoque

En asfalto, el todocamino estadounidense también presenta una buena cara, pues es un coche con una gran estabilidad lineal y fácil de controlar a la hora de trazar curvas. Una de las claves puede estar en la suspensión, que presenta un tarado firme, algo solo palpable en firmes irregulares. 

Si quieres saber más, pincha en la esquina inferior derecha de la imagen y obtendrás una información completa en esta Guía de compra.