Desde la llegada la última generación en 2020, con su cambio radical de diseño, el Hyundai Tucson no ha dejado de darle alegrías a la marca, incluyendo ser el coche más vendido de nuestro mercado en 2022. Una historia de éxito que se traduce en casi 219.000 unidades vendidas a lo largo de su historia... y varios premios al Coche del Año en España.

Así que, como dicen los expertos en marketing, cuando algo funciona, mejor no tocarlo... o hacerlo lo justo. Y ese parece ser el argumento principal de este restyling por parte de Hyundai, muy leve en lo que se refiere al apartado exterior, y algo más contundente en el habitáculo, con pantallas digitales de mayor tamaño y una nueva disposición de los elementos de la consola central, el salpicadero o el selector de la transmisión, ahora en la columna de la dirección.

Galería: Hyundai Tucson 2024, primera prueba

Al hablar de la imagen del nuevo Hyundai Tucson, podríamos hacer énfasis en ese estilo 'rompedor' que inauguró la generación lanzada a finales de 2020.

Sin embargo, lo justo es hacer mención a los cambios introducidos ahora, en forma de una nueva parrilla oscurecida, que 'oculta' las ópticas paramétricas principales, que han pasado de cinco elementos a cuatro. También son novedad el diseño de las llantas de aleación de 17, 18 y 19 pulgadas (estas últimas, para el acabado N Line).

Hyundai Tucson 2024, primera prueba

Hyundai Tucson 2024, llantas de 19 pulgadas del acabado N Line

En la zaga, todo sigue igual, salvo por el diseño del paragolpes, ahora con una nueva forma en la parte inferior, mientras que el logotipo de la marca sigue impreso en la luneta trasera y el limpiaparabrisas permanece oculto, aunque ahora es de mayor tamaño. Todo, completado con una paleta de colores compuesta por 11 opciones, de las que tres son nuevas.

Hyundai Tucson 2024, primera prueba

Hyundai Tucson 2024, vista trasera y lateral

Pero pasemos al interior, donde sí que encontramos interesante novedades, con las que el Tucson consigue que nos sintamos al volante de un modelo renovado. Lógicamente, el elemento que más llama la atención es la doble pantalla digital de 12,3 pulgadas, que funde la instrumentación con la información multimedia y que discurre a lo largo del salpicadero.

Hyundai Tucson 2024, primera prueba

Hyundai Tucson 2024, interior

También es nuevo el diseño de la consola central, de aspecto flotante, que alberga en la parte superior el cargador inalámbrico para smartphones, con una amplia zona portaobjetos justo debajo. Frente a esa zona, observamos los mandos físicos del sistema de climatización, totalmente intuitivos y, justo debajo, puertos USB-C, tanto de carga como de transmisión de datos, así como una toma de mechero de 12V.

Hyundai Tucson 2024, primera prueba

Hyundai Tucson 2024, plazas traseras

En lo relativo al espacio, comodidad y diseño de asientos y tapicerías, nada que añadir a lo que comentamos con el anterior Tucson, salvo que ahora la versión N Line representa la opción más equipada y lujosa de la gama y que se reconoce de un vistazo gracias a elementos característicos como la tapicería de piel y Alcantara, los pespuntes en color rojo y los detalles en el mismo color repartidos por el interior y que hacen referencia inequívoca a la gama deportiva N del fabricante oriental.

El otro cambio significativo es la ubicación del mando para controlar la transmisión automática, que ahora abandona la consola central y su diseño mediante pulsadores, para pasar a ubicarse en la columna de dirección, justo detrás del volante. Las levas integradas en el mismo también sirven de gran ayuda a la hora de conducir sin tener que soltar el volante para nada.

Hyundai Tucson 2024, primera prueba

Hyundai Tucson 2024, primera prueba

Y esta renovación interior también viene acompañada de nuevos elementos de ayuda a la conducción, como el Head-up Display, la llave digital para controlar, en remoto, varias funciones del vehículo, el sistema de aparcamiento a distancia o la apertura eléctrica del portón trasero. Precisamente, en este punto, debemos mencionar la capacidad del maletero, que oscila entre los 620 litros y los 1.799, al reclinar los respaldos de la segunda fila de asientos.

Hyundai Tucson 2024, primera prueba

La gama de motores sigue siendo la conocida hasta este momento, si bien con pequeñas modificaciones para cumplir con las emisiones tras la última revisión del ciclo WLTP. Es por este motivo que algunos motores hayan visto rebajada su potencia máxima, aunque mantengan las cifras de par conocidas.

De esta forma, el cliente del Tucson sigue pudiendo elegir entre versiones con motor de gasolina, microhíbridas, full hybrid, híbridas enchufables (PHEV) o de ciclo diésel. En la variedad está el gusto (y las necesidades del público, me atrevería a decir), así que muy bien por Hyundai en este sentido.

Hyundai Tucson 2024, primera prueba

Hyundai Tucson 2024, en marcha

En esta primera toma de contacto, hemos tenido ocasión de conducir tanto la versión full hybrid, basada en el motor 1.6 T-GDi, que se queda en 215 CV combinados (antes, 230), como la versión con red de 48 V de 160 CV, en ambos casos, en versión 4x2.

A falta de una prueba más extensa, he decir que son dos opciones realmente aconsejables para una amplia tipología de clientes, ya que disponen de etiqueta Eco de la DGT en ambos casos, aseguran un agrado de conducción más que notable y todo ello, a cambio de unos consumos medios muy razonables, que permiten combinar una utilización diaria por la ciudad, con viajes interurbanos, sin sobresaltos.

Hyundai Tucson 2024, primera prueba

La nueva versión híbrida enchufable tiene una autonomía en modo 100% eléctrico de 63 km, gracias al aporte energético de su batería de 19 kWh de capacidad. Con 252 CV de potencia (antes, 265) y transmisión automática de seis velocidades, también se postula como una opción más que razonable para ese tipo de cliente que demanda un vehículo equilibrado y que responda a las necesidades de una familia media. 

Hyundai Tucson 2024, primera prueba

Hyundai Tucson 2024, vista lateral en marcha

Y, cómo no, las ayudas a la conducción refuerzan esa sensación de confianza al circular a bordo del nuevo Tucson. Es cierto que las alertas sonoras para el límite de velocidad, el mantenimiento de carril o el ángulo muerto pueden resultar algo incómodas al principio, pero en realidad, sólo denotan que están ahí, pendientes del conductor, para 'solucionar' una situación inesperada o de peligro.

Hyundai Tucson 2024, primera prueba

Hyundai Tucson 2024, configuración de doble pantalla

Por último, déjame que te hable de los precios, que como puedes entender, merecen un listado específico, a la vista de las numerosas opciones, tanto por mecánicas como por acabados (KLASS, MAXX, TECNO, N LINE y N LINE STYLE). 

A modo de pincelada, te diré que parten de los 32.925 euros del 1.6 T-GDi 160 CV manual con acabado KLASS y llegan a los 55.775 euros del PHEV 4WD N LINE STYLE, en todos los casos, sin descontar las promociones del fabricantes, que pueden rondar los 5.000 euros.

Hyundai Tucson 2024, primera prueba

Hyundai Tucson 2024, vista frontal

Todos los precios del Hyundai Tucson 2024:

Y a los precios que estás viendo en la imagen superior, debes restarle las promociones del fabricante, que se dividen de la siguiente forma:

  • Versiones híbridas-enchufables: 2.000 euros
  • Versiones híbridas: 1.800 euros
  • Versiones híbridas 48V y de combustión: 2.500 euros
  • Si el cliente financia con Hyundai Finance ,1.200 euros adicionales en toda la gama
  • Si el cliente entrega un Hyundai a cambio, 1.900 euros adicionales en toda la gama
  • Si el cliente entrega cualquier otro coche a cambio, 1.200 euros adicionales en toda la gama