El acierto de Toyota con el Yaris es tan evidente, que la propia marca apenas ha realizado cambios en el restyling del vehículo. Lo más destacado es la nueva versión híbrida 130H, de 130 CV combinados, que complementa a la 120H, de 116, además de las lógicas mejoras en el apartado de la conectividad.

Por eso, gran parte de la prueba del Yaris 120H GR SPORT que publicamos hace justo un año sigue en vigor, sobre todo los apartados de diseño, interior y dinamismo. Por lo tanto, en esta Guía de Compra voy a apuntar las sutiles diferencias de una versión deportiva que sigue siendo realmente divertida de conducir y un ejemplo de eficiencia. 

El Toyota Yaris 130H GR SPORT, en cinco puntos clave:

Galería: Prueba Toyota Yaris 130H GR SPORT

Diseño

Nunca había habido en el mercado un Yaris tan pasional ni tan trabajado en el apartado del diseño, algo que se ve reflejado especialmente en esta variante GR SPORT, con bastantes detalles especiales. Por ejemplo, la carrocería bicolor, las bonitas llantas de aleación de 18 pulgadas (tienen toques en rojo en el aro exterior), la parrilla con inserciones cromadas o el escape a la vista.

También el marcado difusor trasero o luz de marcha atrás integrada en el paragolpes trasero será del gusto de los clientes. ¿Algo mejorable? Sin duda, el sonido de los tiradores de las puertas, que no es nada atractivo. 

Prueba Toyota Yaris 130H GR SPORT
Prueba Toyota Yaris 130H GR SPORT
Prueba Toyota Yaris 130H GR SPORT

Interior

Unos buenos asientos, el volante de tres radios (sin levas), los pedales y los pespuntes rojos personalizan debidamente la cabina. En este restyling, se han estrenado una instrumentación digital de 12,3 pulgadas y una pantalla central de 10,5, junto con un sistema multimedia más completo, que permite vinculaciones inalámbricas a los protocolos Android Auto y Apple CarPlay. 

Los materiales empleados son duros, algo que puedo asumir en el salpicadero, pero no en el apoyabrazos de la puerta, pues el codo puede acabar algo dolorido. Asimismo, el manejo del ordenador de a bordo no es especialmente intuitivo, aunque es justo decir que cuando cogemos el 'tranquillo', el problema desaparece. Igualmente, la cámara trasera presenta una resolución muy deficiente y no hay un plafón de luz para las plazas traseras.

Hablando de ellas, el espacio es sólo suficiente para adultos de talla media. En este sentido, el Yaris nunca ha sido una referencia y continúa por detrás de muchos contrincantes del segmento B, como por ejemplo, el SEAT Ibiza o el Dacia Sandero. Lo mismo sucede con el maletero, que con 270 litros, está muy lejos de los 380 del Skoda Fabia

Prueba Toyota Yaris 130H GR SPORT
Prueba Toyota Yaris 130H GR SPORT
Prueba Toyota Yaris 130H GR SPORT

Mecánica

Respecto al 120H, el sistema híbrido 130H mantiene el motor de gasolina de 1,5 litros y 92 CV sin turbo, mientras que la unidad eléctrica sube 4 CV, alcanzando los 84. Por lo tanto, los 14 CV extra son fruto de la diferente gestión electrónica del tren motriz.

En el 0 a 100 hay cinco décimas de mejora (de 9,7 a 9,2 segundos), lo que se traduce en conducción real en un empuje ligeramente mayor, pero sin grandes diferencias, lógicamente. Salvo en grandes repechos o en adelantamientos, el conductor no tiene la sensación de apurar los motores. 

Como dije en el Yaris 120H, la transmisión automática con engranajes planetarios, que simula una CVT (variador continuo) y, por lo tanto, mantiene revolucionada la mecánica en momentos exigentes, es "el componente que casa menos con la deportividad general del coche". Al menos, tiene el modo B para retener algo más y generar electricidad.

Prueba Toyota Yaris 130H GR SPORT
Prueba Toyota Yaris 130H GR SPORT

En marcha

Debes saber que el Yaris GR SPORT no es sólo 'fachada', sino que integra amortiguadores más firmes y muelles posteriores optimizados para reducir los movimientos de la carrocería, así como cambios en la dirección de asistencia eléctrica. Continúan los programas de conducción EV, Eco, Normal y Power.  

¿Es un coche divertido de conducir? Sin duda y encima sin recurrir a una suspensión agotadora. En curvas lentas se mueve con mucha soltura, porque no es un coche ni grande ni pesado, cualidades que están sin duda en peligro de extinción. Lo que menos nos convence es el tacto del pedal del freno que, como en casi todos los híbridos, resulta esponjoso al principio del recorrido.

Tampoco el coche está muy bien aislado de ruidos aerodinámicos, pero tampoco supone una gran merma de confort en viajes y, de hecho, hasta incrementa la atmósfera deportiva. A cambio, su gran cualidad es el consumo, cifrado en 4,7 litros cada 100 km en nuestra prueba, sin ningún tipo de cuidado por la eficiencia por mi parte. 

Prueba Toyota Yaris 130H GR SPORT
Prueba Toyota Yaris 130H GR SPORT

Equipamiento y precio

En este apartado, debemos citar el paquete GR SPORT Plus con el que contaba nuestra unidad de pruebas. Cuesta 1.750 euros e incorpora sensores de parking delanteros y traseros, frenada automática, sistema multimedia Toyota Smart Connect+, llave inteligente digital, control del ángulo muerto, base de carga por inducción y retrovisores plegables automáticamente. Yo, personalmente, lo adquiriría.

De serie, el vehículo incluye faros y pilotos LED, climatizador bizona, retrovisor interior fotosensible, navegador, cristales oscurecidos, freno de estacionamiento automático y, por supuesto, la etiqueta Eco. Todo, por 23.400 euros. Si te salen las cuentas, no deberías decir "no" a un coche que mezcla deportividad y eficiencia de una manera sobresaliente. 

Toyota Yaris 130H GR SPORT

Motor Gasolina, 3 cilindros en línea, atmosférico, 1.490 cm³, 92 CV + 1 eléctrico (84 CV)
Potencia 130 CV combinados
Par máximo N.D.
Caja de cambios Automática con engranajes planetarios
0-100 km/h 9,2 s
Velocidad máxima 175 km/h
Consumo 4,2 l/100 km
Tracción Delantera
Longitud 3,94 m
Anchura 1,75 m
Altura 1,50 m
Peso en vacío 1.100 kg
Número de asientos 5
Capacidad del maletero 270 l
Precio base 23.400 euros