Esta ecuación perfecta se obtiene en un coche divertido, seductor y con miras muy altas.

A menudo, se suele emplear la terminología "más coche" para definir una primicia, por las numerosas mejoras que encontramos en ella respecto a su antecesor. El Toyota Yaris Hybrid 2020 es un ejemplo perfecto para aplicar este concepto, pues deja muy atrás la tercera generación, un modelo muy centrado en la ciudad. 

Ahora, la cuarta entrega es un vehículo más versátil, pasional, potente... e híbrido. ¿A qué me refiero con esta última cualidad? A que el motor eléctrico gana protagonismo y, por ende, a pesar de la potencia extra, el consumo sigue siendo muy bajo en cualquier escenario. En esta primera prueba, vas a conocer más detalles interesantes. 

Galería: Toyota Yaris Hybrid 2020, primera prueba

Diseñado y desarrollado en Europa, el Yaris Hybrid 2020 está pensado para lograr un alto disfrute al volante y lo cierto es que Toyota lo ha logrado con creces. Pero antes de hablar del plano dinámico, vamos a empaparnos más de los datos técnicos y las dimensiones. 

El coche sigue siendo un modelo corto, si lo comparamos con la competencia, que suele superar los 4,0 metros de longitud. Por el contrario, el representante asiático se queda en 3,94 metros, pero juega con un as bajo la manga: 5 centímetros extra de batalla respecto a su predecesor.

¿Qué permite esta nueva configuración? Ubicar los asientos delanteros en una posición más baja, sin que las plazas traseras pierdan espacio. Al volante, la postura sigue siendo elevada, pero resulta más natural que antes.

En general, la habitabilidad es la normal en un vehículo del segmento B. Por su parte, el maletero continúa ofreciendo 286 litros, una cifra que no es destacable respecto a la de sus rivales (por ejemplo, el del SEAT Ibiza cubica 355), pero que puede considerarse suficiente para las necesidades diarias, como las compras o las mochilas para el colegio. 

Toyota Yaris Hybrid 2020, primera prueba

No quiero pasar por alto el apartado estético pues, al fin y al cabo, es una de las variables fundamentales a la hora de elegir el coche. Gracias a sus 5,0 centímetros de anchura extra y sobre todo a su nuevo aspecto, el Toyota Yaris Hybrid 2020 gana presencia.

Desde luego, llamativo es y no hace falta recurrir a la carrocería bicolor (exclusiva del acabado tope Premiere Edition) para que el coche llame la atención. Tanto el frontal como la zaga muestran un carácter pasional, que se complementa con unos pasos de rueda traseros muy voluminosos. De hecho, es normal que los veamos a través de los retrovisores exteriores... ¡como si estuviéramos a los mandos de un deportivo!

Más allá de esta anécdota, la verdad es que el utilitario nipón seduce a su paso por su imagen atlética y no deja indiferente, algo básico para tener éxito en cualquier mercado. 

Toyota Yaris Hybrid 2020, primera prueba

En cuanto al interior, aparece un diseño moderno y con interesantes soluciones prácticas, como los numerosos huecos portaobjetos existentes. En el salpicadero abundan los materiales de tacto duro, pero tienen una buena presencia. Además, el climatizador se maneja con mandos convencionales, una solución 'clásica' que seguimos defendiendo. 

En alguna que otra ocasión, los reflejos del sol nos han impedido ver claramente la instrumentación y la temperatura interior seleccionada. No obstante, eso es algo normal en este tipo de módulos digitales. 

Toyota Yaris Hybrid 2020, primera prueba
Toyota Yaris Hybrid 2020, primera prueba

Pasando al apartado mecánico, el Toyota Yaris Hybrid 2020 presume de un sistema híbrido de cuarta generación, compuesto por un motor atmosférico de gasolina, con tres cilindros en línea, 1,5 litros, 93 CV y 120 Nm, que funciona bajo el ciclo Atkinson. Por supuesto, no falta una mecánica eléctrica, con 80 CV (59 kW).

Si comparamos cifras con el anterior Yaris, los propulsores de combustión y eléctrico son 18 y 19 CV más potentes, respectivamente, y eso se nota en el rendimiento, sin que penalice el consumo. ¡Miel sobre hojuelas! 

La potencia combinada llega a 116 CV (antes, 101) y la transmisión continúa siendo la automática con engranajes planetarios. En cuanto a la batería, por fin es de iones de litio, pesa 12 kilos menos y se ubica debajo del asiento trasero.

Toyota promete una velocidad máxima de 130 km/h en modo eléctrico, algo difícil de cumplir en conducción real, mientras que la autonomía 'verde' continúa estando en el entorno de los dos kilómetros. Por supuesto, el coche porta la etiqueta Eco de la DGT.  

Toyota Yaris Hybrid 2020, primera prueba

El coche se sustenta bajo la plataforma de última generación GA-B, perteneciente a la familia modular TNGA, mientras que el chasis ha bajado 25 kilos y ha aumentado un 37% su rigidez torsional. Además, el centro de gravedad se ha reducido 12 milímetros. Todo, para experimentar un mayor dinamismo. 

Esta arquitectura renovada ha permitido a Toyota adoptar muelles más blandos en la suspensión delantera McPherson, mientras que el eje torsional es un 80% más rígido. El resultado es un vehículo muy estable pero, a su vez, bastante cómodo en todas las 'trampas' que nos pone la ciudad (reductores de velocidad, principalmente). 

A todo esto hay que añadir un mayor aislamiento del interior, con el fin de mejorar el confort fuera de la ciudad. Así lo he comprobado en una autovía de media montaña, sin protección frente al viento, en la que el ruido aerodinámico era bastante limitado. 

Toyota Yaris Hybrid 2020, primera prueba

Dentro del equipamiento de serie, cabe destacar la enorme dotación de ayudas electrónicas a la conducción, englobabas bajo el término Toyota Safety Sense 2.5. Entre ellas, destacan el asistente de frenada de emergencia con detector de peatones y ciclistas, y los sistemas de mantenimiento de carril y de reconocimiento de señales de tráfico, además del control de crucero adaptativo con función Stop & Go. No nos olvidamos del airbag central, único en el segmento. 

En la parte comercial, el Toyota Yaris Hybrid 2020 se encuentra a la venta con cuatro acabados: Business Plus (pensado para empresas), Active Tech (el más demandado), Style y Premiere Edition. Los precios oscilan entre 17.450 y 20.150 euros. 

El Active Tech incluye Toyota Safety Sense 2.5, llantas de aleación de 15 pulgadas, faros antiniebla, sistema multimedia compatible con Android Auto y Apple CarPlay, pilotos LED, pantalla de 8,0 pulgadas, cámara trasera de asistencia al aparcamiento, acceso y arranque sin llave Smart Entry, climatizador automático y cuatro elevalunas eléctricos.  

Toyota Yaris Hybrid 2020, primera prueba

En nuestra ruta por el noroeste de la Comunidad de Madrid, obtuvimos muy buenas sensaciones al volante. Efectivamente, el coche va muy bien aplomado en vías de primer orden, por lo que apenas hay que realizar correcciones al volante, como si estuviéramos a los mandos de un buen compacto.

Al ser un vehículo más potente, no hay que 'forzar' tanto el sistema híbrido, de tal forma que se revoluciona menos que antes a la hora de ganar velocidad. Eso sí, cuando le pedimos el máximo, el sonido mecánico se hace más patente debido al tipo de transmisión. 

El Yaris se muestra brioso en aceleraciones y tiene fuerza suficiente para practicar adelantamientos seguros. No en vano, baja de los 10,0 segundos en la aceleración de 0 a 100 y firma 175 km/h. En cambio, los consumos no se disparan. Al contrario, en condiciones ventajosas (ruta en bajada y ciudad) obtuvimos 4,2 litros, mientras que en un recorrido interurbano con llano y subidas, el ordenador de a bordo marcó 4,9 (tras resetearlo en un punto intermedio).

Toyota Yaris Hybrid 2020, primera prueba

Nuestra ruta la completamos con el modo Normal, pero el Yaris también dispone de los programas Eco y Power, además del EV, que 'fuerza' el uso exclusivo del motor eléctrico si se dan las condiciones adecuadas. 

Pero, sin duda, lo más sorprendente es su nuevo tacto en curvas. El coche apenas inclina y es muy obediente a las órdenes del conductor. Es más, se puede cambiar la trayectoria en pleno apoyo sin que el tren trasero se descomponga. Además, la dirección tiene un tacto muy directo y la asistencia precisa. ¡Cómo ha cambiado la historia!

Toyota Yaris Hybrid 2020, primera prueba

El tacto del pedal del freno es particular, como en otros híbridos, ya que primero entra en acción el sistema de recuperación de la energía, por lo que hay que pisar un poco más para notar el efecto de las pastillas sobre los discos.  

Entre los debes, el sonido de las puertas y el portón al cerrarse, que no es tan 'redondo' como el de otros rivales europeos, la regulación por puntos (y no por una rueda) de los respaldos de los asientos delanteros o los mandos de los elevalunas eléctricos sin iluminar. Tres nimiedades en comparación con todo lo bueno que ofrece el Toyota Yaris Hybrid 2020, un claro candidato a convertirse en un superventas en España. ¿Lo logrará?

Toyota Yaris Hybrid Premiere Edition

Motor Gasolina, 3 cilindros en línea, atmosférico, 1.490 cm³ + eléctrico
Potencia 116 CV
Par máximo N.D.
Caja de cambios Automática, con engranajes planetarios
0-100 km/h 9,7 s
Velocidad máxima 175 km/h
Consumo 4,3 l/100 km
Tracción Delantera
Longitud 3,94 m
Anchura 1,74 m
Altura 1,50 m
Peso en vacío 1.015 kg
Número de asientos 5
Capacidad del maletero 286 l
Precio base 20.150 euros