En esta nueva generación, el segundo representante más potente de la Clase A se convierte en un compacto deportivo de bandera.

Viendo un compacto deportivo como el Mercedes-AMG A 35 4MATIC 2020 que protagoniza esta prueba, cuesta hacerse una idea de que sea el segundo escalón de la gama del Clase A, en lo que a potencia y deportividad se refiere. Sensación que se incrementa, todavía más, después de haberlo conducido.

A fin de cuentas, la percepción que te queda es la de haber disfrutado de un modelo que, a su manera, es igual de bueno en todo: ya toque ir al trabajo, dejar a los niños en el colegio o enfrentarte a un tramo de carretera de montaña.

Sin embargo, en los tiempos que corren, su cifra de potencia, 306 CV, no asusta lo más mínimo. Un dato del que pueden presumir algunos competidores de la categoría, por los que hay que desembolsar unos cuantos miles de euros menos. Y ahí, para marcar el territorio, es donde entra el ya célebre A 45, que ofrece dos escalones de potencia: 387 y 421 CV.

Galería: Prueba Mercedes-AMG A 35 4MATIC 2020

Realmente, resulta curioso cómo se ha ido perdiendo un poco la perspectiva en esta categoría de los 'hot hatches', con todo lo referido a las cifras de potencia de sus motores, en la práctica totalidad, turboalimentados de gasolina.

De hecho, si en los 90 los 'GTI' presumían de poco más de 100 CV, en los 2000 se les pedían 200, en la década de 2010 que llegaran a los 300 y, ahora, el que quiera marcar la pauta tiene que romper la barrera de los 400 CV. Desde luego, da miedo pensar en lo que está por venir...

 

En el caso del A 35, hablamos de un coche que no llama la atención. Al menos, no en exceso. De hecho, para distinguirlo de un Clase A AMG Line, es mejor fijarse en detalles como los discos de frenos, ventilados y perforados, el alerón trasero, ligeramente más prominente, o el sistema de escape deportivo, con dos salidas reales.

Todo, envuelto en una carrocería de cinco puertas, que alcanza los 4,44 metros de largo, 1,80 de ancho y 1,41 de alto, que se complementa con una batalla de 2,729 metros. Respecto al color que luce esta unidad, es el denominado Gris Montaña metalizado, que cuesta 850 euros.

El habitáculo tiene bastantes cosas buenas, como la calidad de realización de la que presume, lo vistosa que resulta la configuración de doble pantalla para el salpicadero o lo bien que recogen el cuerpo los asientos deportivos. De hecho, en este último aspecto, hay mil opciones disponibles: asientos multicontorno, calefacción, ventilación, distintas opciones de reglaje...

Otro aspecto que me gusta son las levas y el tacto del volante multifunción, aunque llegar a controlar todos los comandos que incluye, requiere de cierto periodo de aprendizaje. Algo similar a lo que sucede con el sistema multimedia MBUX, que puede manejarse desde el volante y la propia pantalla, pero también, a través del control por voz y mediante un panel táctil, ubicado en la consola central.

Prueba Mercedes-AMG A 35 4MATIC 2020

Desde el punto de vista mecánico, el A 35 recurre a un propulsor turboalimentado de gasolina, con 2,0 litros de cubicaje y cuatro cilindros en línea, que entrega 306 CV a 5.800 rpm y 400 Nm de par máximo a 3.000 vueltas.

Junto a él, trabajan la transmisión automática de doble embrague AMG SPEEDSHIFT DCT 7G, de siete marchas, y el sistema de tracción integral 4MATIC, que es capaz de repartir el par al 50% entre ambos ejes (funciona mediante un embrague multidisco).

De este modo, no tiene problemas en alcanzar los 250 km/h de velocidad máxima (autolimitada) y acelerar de 0 a 100 en 4,7 segundos. Datos que no podemos calificar de otro modo que sobresalientes. Ahora bien, más allá de las cifras, el motor 2.0 ofrece un rendimiento notable, con una respuesta realmente buena, aunque peculiar en cierto modo.

Prueba Mercedes-AMG A 35 4MATIC 2020

Me explico, en condiciones normales, conduciendo sin pretensiones deportivas, parece que su respuesta es buena desde bajas revoluciones. Sin embargo, cuando se busca la máxima deportividad, descubres que, realmente, lo estabas desaprovechando, porque es a medio régimen donde empieza a dar cuenta de sus grandes cualidades.

En cierto modo, es algo como lo que pasaba con los propulsores turbo de la vieja escuela, aunque sin el 'lag' o retraso de los turbos antiguos. Si sirve de referencia, los 400 Nm de par máximo se dejan ver en una franja realmente estrecha: entre 3.000 y 4.000 rpm. Lo que, en cierto modo, también habla un poco de su exigencia para sacar lo mejor de sí mismo.

Eso sí, no tiene problemas para acercarse a la zona roja del cuentarrevoluciones, mientras te dibuja una sonrisa cuando pasas de las 4.500 rpm. Además, según se va calentando, el escape se une a la fiesta con una verdadera sinfonía de detonaciones...

Prueba Mercedes-AMG A 35 4MATIC 2020
Prueba Mercedes-AMG A 35 4MATIC 2020

Dinámicamente, las sensaciones son realmente buenas. Y esa afirmación ya es positiva en sí misma: porque el coche transmite emociones por un tubo. Incluso, puede que mejores que las que ofrecía el Mercedes-AMG A 45 de anterior generación, a pesar de presumir una mayor potencia (381 CV).

Partiendo de la base de que parece que el motor y el cambio estén 'agarrotados', como en tensión, llegando a mostrar por momentos un punto de rudeza, lo cierto es que la transmisión trabaja bastante bien, ya sea en modo completamente automático o mediante el empleo de las levas.

Pasando a la puesta punto del chasis, de serie, el modelo alemán opta por un tren de rodaje deportivo, desarrollado por AMG. Y, aunque de primeras pueda parecer un tanto descafeinado, la realidad es que contiene el balanceo de la carrocería de forma excepcional. Además, opcionalmente, se puede optar por una de tipo adaptativa, que cuesta 1.424 euros.

Por tanto, nos encontramos ante un coche realmente ágil, que es capaz de traccionar en prácticamente cualquier escenario, con un tren delantero preciso y unas reacciones bastante nobles y predecibles. ¿Algo para mejorar? Bueno, el sonido que proviene del motor no enamora, precisamente, y su peso tampoco es reducido, con 1.480 kilos en su paso por la báscula.

Prueba Mercedes-AMG A 35 4MATIC 2020

Antes de finalizar, debemos mencionar que, para adaptarse a las necesidades de cada momento, cuenta con el control dinámico de la conducción AMG DYNAMIC SELECT, con los programas Comfort, Individual, Sport y Sport+, en el que aparece una función de punta-tacón. Por supuesto, la transmisión automática también incluye el control de arrancada LAUNCH CONTROL.

Ahora, coge todo esto y añádele las últimas ayudas electrónicas a la conducción, ya sean de serie o equipadas como opción. ¿Qué obtendremos? Un gran compacto deportivo, con un precio de partida de 58.750 euros.

Mercedes-AMG A 35 4MATIC 2020

Motor Gasolina, 4 cilindros en línea, turboalimentado, 1.991 cm³
Potencia 306 CV entre 5.800 y 6.100 rpm / 400 Nm entre 3.000 y 4.000 rpm
Caja de cambios Automática de doble embrague AMG SPEEDSHIFT DCT 7G, siete velocidades
0-100 km/h 4,7 s
Velocidad máxima 250 km/h (autolimitada)
Consumo 7,9 l/100 km
Tracción Integral 4MATIC
Peso en vacío 1.480 kilos
Número de asientos 5
Capacidad del maletero 370 l
Precio base 58.750 euros