Estrena novedades a nivel de diseño, así como mejoras técnicas.

Tras el lanzamiento del Mercedes-AMG GT3 de competición, la firma alemana ha desvelado una evolución de su exitoso modelo GT4, precisamente cuando se celebra el décimo aniversario de su programa Customer Racing, de carreras-cliente. Las primeras unidades del Mercedes-AMG GT4 2020 se entregarán este mismo mes de marzo, una vez se homologue el coche. ¿El precio? 209.000 euros antes de impuestos.

Para empezar, todas las mejoras que incorpora esta actualización del coche de carreras se pueden instalar a posteriori en modelos ya existentes, de manera que, además de vehículos completos, el fabricante de Affalterbach también ofrecerá kits de conversión para aquellos equipos que quieran actualizar sus GT4 de años anteriores.

Galería: Mercedes-AMG GT4 2020

Desde el lanzamiento en el año 2018 de este modelo, hermano pequeño del Mercedes-AMG GT3, ha participado en 363 carreras, ha conseguido 137 podios, 151 victorias en su categoría y 53 triunfos absolutos. En estos dos años se han fabricado más de 120 ejemplares del GT4, que son utilizados por equipos de competición de todo el mundo. 

Según AMG, este renovado carreras-cliente incorpora mejoras de diseño, pero también se ha optimizado a nivel técnico, con medidas para mejorar sus prestaciones en circuito, así como la refrigeración de componentes clave, como el motor, la transmisión o los frenos.

Mercedes-AMG GT4 2020
Mercedes-AMG GT4 2020
Mercedes-AMG GT4 2020

Un repaso a las mejoras

La optimización de la refrigeración, tanto del motor como de los frenos delanteros, es el aspecto más destacado, y es que en un coche que está preparado para afrontar carreras de resistencia, es algo fundamental. Ahora cuenta con entradas de aire más grandes, discos de freno delanteros de nuevo diseño, radiadores de aceite reubicados, un depósito más generoso para el líquido de frenos o nuevos componentes de carbono para el escape. 

Además, el GT4 estrena unos faros y pilotos LED de nuevo diseño, más en línea con los de los modelos de calle de la firma, pero sobre todo con mayor capacidad de iluminación. Por supuesto, no falta una jaula antivuelco de acero, atornillada a la carrocería de aluminio, un sistema de extinción de incendios o una escotilla en el techo para la extracción del piloto en caso de accidente. 

Mercedes-AMG GT4 2020

A nivel técnico, el modelo está basado en una suspensión de dobles triángulos, con amortiguadores ajustables, y esconde un bloque 4.0, V8 biturbo, asociado a una caja de cambios secuencial de carreras (de seis marchas y en configuración transaxle, es decir, instalada en el eje trasero) y a un diferencial autoblocante ajustable.

Cabe apuntar que el motor de ocho cilindros puede alcanzar una potencia de 476 CV, así como un par motor máximo de 630 Nm, si bien todo depende de la puesta a punto que exija la normativa de cada competición. Además, goza de un control de tracción o un ABS que son ajustables, mientras que el depósito de combustible es de 120 litros.

Por supuesto, también promete una aceleración de 0 a 100 km/h en menos de 4,0 segundos y una velocidad punta de más de 250 km/h.

El equipo de frenos, por su parte, consta de discos delanteros de 390 milímetros y traseros de 355, junto a pinzas de seis y cuatro pistones, respectivamente. Suficiente para detener con solvencia un coche que pesa menos de 1.390 kilogramos. Por último, las llantas AMG de aleación ligera calzan neumáticos en dimensiones 305/660-18 y 305/680-18.