Anunciado la semana pasada, el acuerdo de cooperación firmado entre Jaguar Land Rover (JLR) y la multinacional Chery no debería tardar mucho en empezar a generar resultados. Según lo establecido, la compañía china suministrará plataformas y tecnologías a la británica (propiedad de Tata) y de esta alianza saldrán nuevos modelos.

El primero de ellos podría ser, ¡sorpresa!, el Freelander, que volvería al mercado después de diez años desaparecido. Según un artículo de Automotive News, el Freelander renacerá como vehículo eléctrico y se diseñará principalmente para China (al menos, al principio). 

La producción se localizará en la planta de Changshu y correrá a cargo de CJLR (una empresa conjunta creada recientemente por ambas empresas). Las instalaciones de producción y los componentes serán suministrados por Chery, especialmente la plataforma.

Galería: Land Rover Freelander 2

El acuerdo prevé compartir dos arquitecturas. La primera, bautizada como M3X/T2X, es compatible con motores tradicionales y también con sistemas híbridos enchufables. En los coches del grupo Chery, esta base acoge el tren Super Hybrid, que combina un motor de gasolina con dos eléctricos, que generan 1.000 km de autonomía y un rendimiento térmico del 44,5%.

La segunda, denominada E0X, la ha desarrollado Chery en colaboración con Huawei. Actualmente la utilizan cuatro vehículos diferentes: Exlantix ES, Exlantix ET, Luxeed S7 y Luxeed R7. Está creada especialmente para coches eléctricos y, entre otras ventajas, cuenta con un sistema de alta tensión de 800 voltios. 

land_rover_freelander_2_sd4_202

El Freelander abandonó el mercado en 2014, sustituido por el Discovery Sport

El acuerdo cobró impulso debido a la proximidad entre Chery y Jaguar Land Rover, especialmente en la propia China. Allí, los dos grupos son socios desde 2012 y mantienen una joint-venture para la producción conjunta de vehículos.

Para Land Rover, la alianza supondrá una oportunidad única para ganar cuota en el mayor mercado automovilístico del mundo y competir de forma más competitiva contra rivales como BYD y GWM. Posteriormente, los modelos de la alianza también podrían llegar a los mercados internacionales.

Cabe recordar que el Freelander desapareció de los mercados en 2014 tras la llegada del Discovery Sport. No sabemos nada del nuevo modelo, estéticamente hablando, pero confiamos en que no sólo mantenga el nombre sino también la imagen del famoso SUV británico.