Quizá no necesitábamos que un estudio nos dijera que los coches son cada vez más grandes; nuestra vista es más que suficiente para darnos cuenta de que cada año los vehículos engordan más y más y en específico, los 'amados' SUV en Europa. Un nuevo estudio subraya la necesidad de que los organismos reguladores aborden el problema de que los coches cada vez sean más voluminosos.

La Federación Europea de Transporte y Medio Ambiente ha sido la encargada de analizar estas cifras. Los datos revelan que los turismos recién vendidos son 1 centímetro más anchos cada dos años. En consecuencia, estos coches cada vez más 'gordos', resultando demasiado grandes para las carreteras y plazas de aparcamiento.

Transport & Environment SUV study

Los coches cada vez más grandes... ¡son un problema!

El coche nuevo medio supera ahora los 180 centímetros de anchura, aproximadamente el tamaño de una plaza de aparcamiento típica en las calles europeas. Esto estrecha el carril de circulación, lo que supone un reto especial en las ciudades históricas con calles más estrechas.

El estudio destaca ejemplos de vehículos notablemente anchos y, como era de esperar, todos son SUV. Por ejemplo, los BMW X5, X6, X7 y XM superan los 200 centímetros de anchura, mientras que el Mercedes-Benz GLS, el Audi Q8, el Porsche Cayenne y el Volkswagen Touareg están justo por debajo de ese umbral.

Galería: Prueba BMW XM 2023

Crecimiento a lo largo de los años

Para ser justos, no debemos echar toda la culpa a los SUV, porque los coches normales se han hecho más grandes a lo largo de las décadas. El Skoda Octavia, un coche muy popular en Europa, es técnicamente un compacto, pero mide 4,68 metros de largo y 1,82 metros de ancho. El vehículo más vendido de la historia en Europa, el Volkswagen Golf, mide 4,28 metros de largo, mientras que el Golf original sólo medía 3,7 metros.

Volkswagen Golf 2024 restyling

El continuo crecimiento no se debe únicamente a la demanda de coches más espaciosos; también influyen las crecientes normativas de seguridad. Un ejemplo fácilmente apreciable son los pilares ensanchados de los vehículos actuales en comparación con los de hace unas décadas.

Los organismos reguladores exigen más elementos de seguridad, por lo que los fabricantes necesitan más espacio para poderlos meter. Al aumentar el tamaño, aumenta también el peso, lo que repercute negativamente en la eficiencia del coche al aumentar el consumo de combustible y las emisiones, pero ese tema es otra historia.

Prueba BYD SEAL U

Uno de los motores de esta preocupante tendencia son los SUV. Parece que la gente no se cansa de ellos, y los fabricantes de automóviles les complacen. Además, hay una preocupación por la seguridad, ya que un estudio realizado por el Instituto Belga de Seguridad Vial reveló algunos resultados preocupantes.

Los datos de colisiones registrados en Bélgica desde 2017 hasta 2021 mostraron que elevar la parte delantera de un vehículo en un 10% aumentaba el riesgo de muerte de un peatón o ciclista en un 30%.

¿La solución para frenar la llamada "autobesidad"? La Federación Europea de Transporte y Medio Ambiente cree que la tendencia no acabará a menos que los legisladores europeos tomen medidas reguladoras.