Desde el caso 'Dieselgate', el Grupo Volkswagen canalizó la mayor parte de sus esfuerzos en el desarrollo de coches eléctricos. La plataforma MEB es la columna vertebral de todos estos nuevos vehículos, mientras que la más sofisticada PPE llegará en 2023 para Audi y Porsche.

Pero eso no significa que el gigante alemán haya abandonado por completo el motor de combustión, como demuestra el reciente bloque de gasolina que acaba de presentar, el nuevo 1.5 TSI EVO 2.

Como su nombre indica, es una evolución del propulsor ya presente en muchos coches de la multinacional. Dotado de cuatro cilindros y con turbocompresor, ahora es más eficiente al trasladarse el catalizador de tres vías y el filtro de partículas a un único módulo de control de emisiones instalado cerca del propio motor.

Volkswagen T-Roc Cabrio 2022

Motor 1.5 TSI EVO 2, desactivación de cilindros mejorada

Esta solución le ha permitido al Grupo Volkswagen estar preparado para las normas de emisiones más estrictas que llegarán inevitablemente a finales de esta década en Europa.

Igualmente, la tecnología de desconexión selectiva de cilindros, denominada oficialmente Active Cylinder Management, ha evolucionado hasta convertirse en el sistema ACTplus y ofrece una transición más ligera de cuatro a dos cilindros y viceversa.

Además, se ha ampliado el rango de funcionamiento, ya que el segundo y el tercer cilindro no se activan cuando el motor funciona a cargas y velocidades bajas y medias. Volkswagen asegura que la "transición entre dos y cuatro cilindros apenas se nota" para garantizar un funcionamiento suave.

Se utilizará en híbridos enchufables

El 1.5 TSI EVO 2 se ofrece inicialmente en el T-Roc y el T-Roc Cabrio con 150 CV, pero se añadirá a otros modelos, incluidos los híbridos enchufables con una potencia combinada de 272 CV. Lo más probable es que la próxima generación del Passat Variant y su equivalente, el Skoda Superb, incorporen este sistema de propulsión PHEV.

Incluso en un comunicado de prensa en el que se habla de un nuevo motor de combustión interna, Volkswagen quiere recordar que proyecta que los vehículos eléctricos representarán el 70% de todas sus ventas a finales de la década.

Dado que el cambio completo a la electricidad no se producirá de la noche a la mañana, los motores de combustión restantes se actualizarán para cumplir con la normativa Euro 7. El fabricante de automóviles alemán admite que la infraestructura de recarga no ha madurado lo suficiente en algunas regiones (España, sin ir más lejos), por lo que los vehículos con motor convencional se mantendrán varios años más.