El campeón del mundo de rallies renace 25 años después. La empresa británica Prodrive, que como bien sabrás, crea y prepara coches de competición para distintos fabricantes de todo el mundo, ha desvelado el P25, una edición limitada en formato restomod, que pretende mantener vivo el recuerdo de una leyenda como el Subaru Impreza de los años 90.

Aunque todavía no hay fotos oficiales, Prodrive ha publicado un primer boceto del coche y ha revelado muchas de sus especificaciones técnicas. De hecho, es innegable que en la compañía disfrutan con lo que hacen, ya que recientemente también lanzaron la versión de calle del BRX del Dakar.

Según aclara la compañía, el P25 está inspirado en el Impreza 22B STI, una edición especial lanzada por Subaru en 1998 para celebrar el tercer título de constructores consecutivo en el WRC. Este primer boceto muestra las líneas de la carrocería de tres puertas con claridad, incluidos el icónico capó con su gran toma de aire central y el alerón trasero.

Galería: Subaru Impreza 22B

Por su parte, las proporciones parecen aún más agresivas, con una mayor anchura y unas llantas de aleación más generosas, pero para apreciar las formas definitivas habrá que esperar al Festival de la Velocidad de Goodwood, previsto del 23 al 26 de junio, donde el P25 hará su primera aparición en público.

Lo cierto es que el proyecto mantiene cierta continuidad con el Impreza original, dado que de la estética del restomod se ha encargado Peter Stevens (diseñador del Impreza original del WRC), mientras que la ingeniería corrió a cargo de David Lapworth (también implicado en el desarrollo del coche de rallies de los 90).

Otro detalle importante de la creación de Prodrive es el motor. En lugar del 2.2 bóxer turboalimentado de 276 CV del 22B STI original, el P25 recibe un 2.5 bóxer de 400 CV, con una caja de cambios semiautomática de seis velocidades, con levas en el volante. Lo que no está claro si se trata del mismo motor del WRX STI que se vendía hasta 2021, que había alcanzado 345 CV en la versión especial S209, dedicada al mercado estadounidense.

Además, Prodrive asegura que el restomod ha sido cuidadosamente diseñado para reducir al máximo el peso total, empleando mucha fibra de carbono. Lo que siempre es una buena noticia en un coche de corte deportivo, claro está.

La empresa ya ha abierto los pedidos del P25 y los interesados deben darse prisa: solo se construirán 25 ejemplares a un precio que, aunque aún no se ha anunciado oficialmente, se espera que sea el propio de una verdadera pieza de coleccionista.