Estos dos iconos de los rallies, de la década de los 90, demuestran seguir en plena forma.

Si echamos la vista hacia atrás, a finales de la década de 1990, el mundial de rallies vivió un momento de esplendor, gracias al amplio número de fabricantes, como Subaru y Mitsubishi, que tomaron parte en este campeonato. Vehículos icónicos y pilotos míticos como Colin McRae, Richard Burns y Tommi Makkinen, nos brindaron imágenes únicas.

Unos vehículos de competición que tenían su versión de calle, como los dos ejemplos que protagonizan el vídeo que acompaña a la noticia: el Subaru Impreza 22B STI y el Mitsubishi Lancer Evolution Tommi Makkinen Edition.

Subaru Impreza 22B STI, solo se fabricaron 424 unidades

Si repasamos la historia de cada modelo, Subaru construyó solo 424 unidades del 22B en el año 1998; 400 unidades para Japón, 16 para el Reino Unido, cinco para Australia, más tres prototipos. El pacto entre caballeros que existía en la época, entre los fabricantes japoneses, llevó a Subaru a limitar la potencia de su motor de gasolina de 2,2 litros turboalimentado a 280 CV, aunque la cifra real que desarrolló posteriormente demostró ser más alta.

Los responsables del proyecto optaron por una carrocería de dos puertas, mientras que el departamento deportivo de la marca, STI, modificó el vehículo con unos pasos de rueda más anchos, un alerón trasero de mayor tamaño y un capó con una enorme toma de aire para refrigerar el motor.

Por su parte, Mitsubishi desarrolló sus propias ediciones especiales del Lancer inspiradas en el modelo de competición. Una de las más reconocidas tomó el nombre de su piloto estrella, el finés Tommi Makkinen. La mecánica de gasolina 2.0 turboalimentada, oficialmente, también desarrollaba 280 CV, pero el turbocompresor, tecnológicamente muy avanzado con piezas de titanio, era capaz de exprimir todo el potencial del motor y entregar más potencia. Una altura de la carrocería rebajada, además de un paragolpes delantero inspirado en el modelo de competición, aportaban un aspecto al Mitsubishi de tipo duro.

Ambos modelos representan lo mejor de una época de pura competitividad entre los fabricantes de automóviles. No obstante, la exclusividad del Subaru 22B puede que lo convierta en un modelo muy especial. En cualquier caso, es hora de disfrutar con la comparativa que han preparado nuestro colegas de Torque GT.

Otras noticias relacionadas:

 

 

Forma parte de algo grande

Subaru Impreza 22B