A comienzos de 2022, llegará a nuestro mercado el nuevo Kia Sportage. De momento no hay precios oficiales, pero posiblemente comenzarán en el entorno de los 24.000/25.000 euros, tal y como sucede con el Hyundai Tucson y el Nissan Qashqai.

Por eso, si quieres comprar un SUV barato, todavía puedes acceder al Sportage 2019 desde tan solo 19.800 euros, financiando la compra. Se trata de uno de los todocaminos compactos más espaciosos y, además, con un amplio maletero de 503 litros. 

Galería: KIA Sportage 2019, primera prueba

La versión que cuesta menos de 20.000 euros emplea el motor atmosférico de gasolina 1.6 GDI de 132 CV, con caja manual de seis velocidades. Esta dupla permite firmar al coche una velocidad máxima de 185 km/h y una aceleración de 0 a 100 en 11,5 segundos. 

Son registros suficientes para desplazamientos interurbanos, si bien es necesario llevar este propulsor alto de vueltas para completar un adelantamiento en el mínimo espacio posible. En cuanto al consumo, este Sportage homologa 7,4 litros cada 100 kilómetros en ciclo combinado (WLTP).

KIA Sportage 2019

El acabado Concept viene con aire acondicionado, llantas de aleación de 16 pulgadas, sensor de alumbrado, retrovisores con intermitentes integrados, pantalla central de 8,0 pulgadas, sistema multimedia compatible con Android Auto y Apple CarPlay, cámara trasera, Bluetooth... 

Si tu presupuesto es algo mayor, por 721 euros puedes añadir el Pack Total con sensor de lluvia, climatizador automático bizona, sensores de aparcamiento trasero y retrovisor interior fotosensible.

Cabe recordar que el Kia Sportage disfruta de una suspensión trasera multibrazo. Además, cuenta con discos ventilados delanteros y neumáticos con 215 milímetros de anchura. Todo, para ofrecer en general un tacto cómodo, pero suficientemente efectivo en curvas. 

Por cierto, la garantía oficial de la marca continúa siendo de siete años o 150.000 kilómetros, lo que antes suceda, y puede transferirse a nuevos propietarios en caso de vender el vehículo, lo que aumenta su valor residual. ¿Estás ante tu nuevo coche?