Todavía no hemos visto ninguna fotografía espía de la nueva generación del Audi A4, aunque lo que no han faltado son rumores al respecto. De hecho, han surgido todo tipo de informaciones sobre el futuro A4 B10, pero de momento la firma de Ingolstadt no ha confirmado la mayoría de sus intenciones. Se cree que podría estar a la venta el próximo año 2023.

En un principio se habló de que Audi podría relegar el Audi A4 a una plataforma inferior, la MQB, una decisión que ahorraría cientos de millones de euros en costes, pero parece que finalmente no va a ocurrir, y la berlina media de la casa seguirá basándose en la plataforma MLB.

Lo que sabemos a ciencia cierta, ya que fue confirmado por Audi Sport, es que el futuro del tope de gama de la familia, el Audi RS 4 Avant, pasa por la electrificación, y de hecho será un híbrido enchufable o PHEV.

Galería: Audi RS 4 Avant 2020

La publicación británica Autocar asegura que el modelo conservará el mismo bloque 2,9 litros V6 biturbo, al que se añadirá un propulsor eléctrico y una batería, y como es lógico, la potencia del sistema será muy superior a los 450 CV y 600 Nm que ofrece actualmente el RS 4 Avant, y el modelo gozará de varias decenas de kilómetros de autonomía eléctrica.

Esta misma revista afirma que también habrá una versión 100% eléctrica del RS 4, basada en la plataforma dedicada PPE (la de los futuros A6 e-tron, Q6 e-tron, próximo Porsche Macan...), en lugar de en la adaptación para eléctricos de la arquitectura MLB.

Lo lógico sería que este futuro RS 4 de cero emisiones conservara la carrocería familiar o Avant, aunque Autocar asegura que tendrá una carrocería al estilo de la de los A6 e-tron y A5 Sportback. En todo caso, su denominación, siguiendo la tendencia de los últimos modelos eléctricos de la casa, podría ser Audi A4 RS e-tron.

Render Audi A6 e-tron
Render del futuro Audi A6 e-tron

Esta versión deportiva de la gama podría recurrir a un esquema de dos motores eléctricos, uno por eje, y por tanto gozaría de tracción total quattro sin conexión física. Se habla de una potencia cercana a los 500 CV y un par motor máximo de 800 Nm, aunque en este momento cogeríamos dichas cifras con pinzas.

En principio, el A4 convencional seguirá teniendo unas dimensiones parecidas a las del modelo saliente, aunque con una estructura trasera diferente, para alojar la batería de iones de litio del híbrido enchufable, que se dice podría tener una capacidad de 14,4 kWh y una autonomía eléctrica de unos 100 kilómetros.

La gama también contará con versiones mild-hybrid y motores gasolina y diésel, y se cree que incorporará soluciones como el eje trasero direccional o más asistentes de conducción semiautónoma, por ejemplo.

En todo caso, la mala noticia es que es probable que la caja de cambios manual que se ofrece actualmente en algunas versiones desaparezca, pasando a estar disponibles únicamente las opciones automáticas, tiptronic y S tronic.