Prueba Audi RS 4 Avant 2018: un deportivo familiar sin fronteras

Aunque la vida son etapas, a veces, la transición entre ellas no es precisamente suave. Y si hablamos de automóviles, todavía menos. Sin duda, un momento crítico es el de enfrentarse a una familia que crece, sobre todo, cuando estás acostumbrado a conducir un coche razonablemente deportivo. Ahí es donde empiezan los problemas...

Por suerte, hay marcas que siguen pensando en los papás y mamás más dinámicos del mundo. Por ejemplo, Audi, que mantiene en su catálogo dos modelos como el Audi RS 4 Avant 2018, que hoy conducimos, y el RS 6 Avant, que ya pusimos a prueba en el pasado, en su variante performance.

Para ver cómo concilia la deportividad y el aspecto familiar, en Motor1.com España, le hemos dedicado una prueba en vídeo, desde el punto de vista de un padre primerizo... 

 

Audi RS 4 Avant 2018: la familia es lo primero

La cuarta entrega del modelo alemán mantiene viva una saga que nació con el RS 2 Avant en 1994. Aunque entre ellos hay muchas diferencias, la esencia se mantiene: ofrecer un modelo prestacional, bajo una 'civilizada' carrocería Avant. 

Sin embargo, el enfoque no puede ser más acertado; al menos, bajo mi punto de vista. Porque además de que no existe demasiada competencia en la categoría con este formato, la estética está bien resuelta. Llantas de aleación de 20 pulgadas, sistema de escape deportivo, paquete aerodinámico exterior específico, difusor trasero... De hecho, basta mirarlo de perfil, o desde la zaga, para darse cuenta de que se trata de un model...