Las imágenes de las cámaras de seguridad de una gasolinera en Whitaker, Pensilvania (Estados Unidos), muestran un coche que llega a una altísima velocidad e impacta de forma brutal contra otros automóviles parados en el parking de una estación de servicio.

El propietario del establecimiento de Gulf Oil, Bob Ackerman, dice que lamentablemente no es la primera vez que esto sucede. A continuación, vamos a tratar de explicarte por qué algunos vehículos llegan allí tan rápido. 

El primer episodio sucedió el 15 de abril de 2015, cuando un conductor se llevó por delante una señal de tráfico y chocó contra dos coches aparcados. El incidente que aquí te estamos contando es el ¡noveno accidente! en este lugar en los últimos seis años.

Es más, el penúltimo sucedió tan solo 12 días antes que el que te contamos. Afortunadamente, nadie ha resultado gravemente herido por estos impactos, pero a Ackerman le preocupa mucho que eso pueda cambiar.

El problema radica en el puente Rankin, que se encuentra perpendicular a la gasolinera. Aunque el límite en el puente es de solo 25 millas por hora (40 km/h), Ackerman dice que los automovilistas alcanzan a menudo velocidades superiores a 70 mph (113 km/h) antes de que sus vehículos acaben contra su aparcamiento.

Los detalles son escasos, pero un vistazo rápido en Google Street View muestra un semáforo al final del puente, aunque parece que no tiene mucha utilidad, visto lo visto...

"No podemos ni siquiera estar tranquilos en el trabajo", dijo Ackerman en una entrevista con el canal de noticias local KDKA News. "Cuando sales por la puerta, tienes que mirar a ambos lados como si estuvieras cruzando una calle".

De cara al futuro, Ackerman pide más medidas de seguridad en el puente, incluyendo bandas sonoras y una señal que muestre a los automovilistas su velocidad actual. No está claro por qué estos incidentes han estado ocurriendo durante tanto tiempo, pero ojalá que las recientes conversaciones con los funcionarios de la ciudad y del estado pongan fin a estas aterradoras imágenes.