Cuando un especialista en preparaciones se pone 'manos a la obra', puede convertir un SUV de aspecto lujoso en un modelo netamente deportivo e impactante. Esto es lo que ha conseguido la compañía norteamericana Creative Bespoke con el Bentley Bentayga

Desde luego, el aspecto del vehículo ha cambiado por completo, transformándose en un modelo 'siniestro' y con una altura libre al suelo mucho menor que el coche de serie. Además, incorpora elementos en fibra de carbono y enormes llantas de aleación de 23 pulgadas. 

Galería: Bentley Bentayga de Creative Bespoke

El taller de Phoenix, Arizona, ha desarrollado un kit estético en el que sobresalen el labio inferior en el paragolpes delantero, el spoiler específico, las taloneras laterales, el capó sobredimensionado, las salidas de escape de mayor diámetro...

Por supuesto, el color negro domina en el vehículo, pero también cobran protagonismo diferentes inserciones en rojo, que crean un interesante contraste. Al menos, así nos lo parece. ¿Y a ti?

Esa combinación cromática también se lleva al interior, como puede verse en los asientos y el volante, creándose un ambiente bastante original. Eso sí, el salpicadero conserva el elegante reloj analógico de Bentley.

Bentley Bentayga de Creative Bespoke
Bentley Bentayga de Creative Bespoke
Bentley Bentayga de Creative Bespoke

Los cambios en la suspensión han permitido bajar notablemente la altura libre del automóvil, con el fin de convertir al Bentley Bentayga en un SUV con un comportamiento más efectivo en curvas y más ágil en los cambios de dirección.

Bajo el capó del Bentayga de Creative Bespoke, late un motor V8 de 4,0 litros, con doble turbocompresor, exprimido al máximo. De los 550 CV que ofrece este bloque de serie, se pasa a más de 700. Así, la velocidad máxima pasa a 290 km/h y la aceleración de 0 a 100, en tan solo 4,4 segundos. 

Bentley Bentayga de Creative Bespoke
Bentley Bentayga de Creative Bespoke

Por el momento, solo se ha fabricado un ejemplar. El Bentley en cuestión ha recorrido unos 7.000 kilómetros y está a la venta por 239.000 dólares (197.000 euros al cambio actual), es decir, unos 45.000 euros más que el modelo de serie.