Nunca un vídeo tan corto (apenas 11 segundos de duración) nos ha dejado tan impactados últimamente. En él, podemos ver un curioso Skoda Rapid, cuyo dueño ha anclado un remolque en el tren trasero para poder desplazarse. 

Al principio, llegamos a pensar que se trataba de un robo. El ladrón había desenganchado el remolque y se había llevado el coche. Pero cuando vimos el sedán checo con la carrocería muy dañada, nos dimos cuenta del peculiar invento. 

Lo más normal es que, debido a un impacto, el tren trasero se bloqueara (la rueda izquierda parece algo descolocada), así que el dueño, para mover el coche, ni corto ni perezoso, puso un remolque en la zaga del vehículo... y listo.

Galería: Skoda Rapid 2017, primera prueba

Desde luego que aquí se aplica aquello de que la necesidad agudiza el ingenio. Eso sí, da bastante miedo ver cómo se desplaza el vehículo dando botes. Yo no estaría mucho tiempo a su lado...ni circulando detrás.

¿Dónde se grabó esta 'hazaña'? Al parecer, en Rusia, el pasado 3 de enero. Las risas que se escuchan en el vídeo están plenamente justificadas, porque la situación es realmente cómica. ¿Te imaginas ir así por España? Saldrías en todos los informativos de la tele y el 'multón' de la Guardia Civil sería épico. 

Otra pregunta que nos hacemos es por qué el dueño de este Skoda Rapid no esperó a una grúa. ¿No tendrá dinero para ella ni para reparar el coche? ¿Su mujer estaba a punto de dar a luz? ¿Quería hacerse famoso?

Nunca obtendremos la respuesta, ni tampoco sabremos si el vehículo llegó a su destino sin contratiempos (ojalá fuera así), pero una cosa está clara: ¡no intentes emularle bajo ningún concepto!  

El Skoda Rapid, un modelo que ya no se vende en España, era el 'alter ego' del último SEAT Toledo, otro vehículo extinguido. Ambos destacaban por ofrecer un gran maletero y un precio realmente bajo.