Debería presentarse el próximo día 20 de enero.

La situación vivida a lo largo del año 2020 ha obligado a muchos fabricantes de automóviles a rediseñar sus planes de producto, como es el caso de Mercedes-Benz, quien tuvo que posponer el lanzamiento de su nuevo crossover eléctrico, el Mercedes-Benz EQA 2021.

A pesar de que ya deberíamos haberlo conocido, la marca alemana todavía no ha desvelado su futuro modelo, hermano pequeño del EQC, ya que todavía deben estar haciendo algunos ajustes de última hora, como demuestra la aparición de prototipos en carretera abierta. En principio, lo descubriremos el próximo día 20 de enero.

Galería: Mercedes-Benz EQA, nuevas fotos espía

Nuestros fotógrafos espía han vuelto a cazar dos unidades del Mercedes-Benz EQA en Alemania, una en color blanco y otra en azul, que todavía lucen algo de camuflaje, sobre todo en el frontal y la zaga, escondiendo por ejemplo los faros y pilotos.

Ya que el coche parece listo para producción, asumimos que los ingenieros de la casa de Stuttgart están afinando algunos aspectos finales del motor, el chasis o incluso del software del modelo, que recordemos está alimentado por baterías. 

Mercedes-Benz EQA, nuevas fotos espía

Y si bien hemos visto el EQA en diversas ocasiones, a través de fotografías espía, la marca todavía no ha soltado prenda en cuanto a sus especificaciones técnicas, más allá de confirmar su naturaleza 100% eléctrica.

Así pues, no sabemos todavía qué motores utilizará el nuevo crossover, qué niveles de potencia ofrecerán sus diferentes versiones (si las hubiera), ni tampoco qué capacidad ofrecerá su paquete de baterías y, por tanto, cuál será su autonomía entre carga y carga.

Mercedes-Benz EQA, nuevas fotos espía

Cabe recordar que el EQA concept del año 2017 contaba con un sistema de propulsión dotado de dos motores, con 200 kW (272 CV) de potencia combinada y 500 Nm de par motor máximo. Desde luego, no parece una opción nada descabellada para la versión definitiva del modelo.

En aquel caso, la batería de iones de litio era de 60 kWh de capacidad, por lo que la autonomía estimada en un uso real rondaba los 400 kilómetros, según la marca, y el prototipo anunciaba una aceleración de 0 a 100 km/h en alrededor de 5,0 segundos.