Así lo ha sugerido el mandamás del fabricante francés, Luca de Meo.

El nuevo CEO de Renault, Luca de Meo, que llegó a la marca gala tras un periodo como máximo responsable de SEAT, ha sugerido en una reciente entrevista con la revista británica AutoExpress que los futuros modelos deportivos de Renault Sport podrían lucir la denominación Alpine, así que es probable que ya haya una nueva generación de deportivos en camino.

Según de Meo, y siguiendo la estrategia utilizada con CUPRA, la idea es "encontrar un punto en común entre la marca Alpine y algunos modelos de Renault. Necesitamos ser creíbles, así que no haremos eso con un Kangoo o un Espace, sino con cosas que encajen en el posicionamiento de la marca".

Galería: Alpine A110S 2019

Así pues, los rumores ya apuntan a que el nuevo Renault Clio, que por el momento no cuenta con una variante firmada por Renault Sport, podría ser uno de los primeros Renault en mostrar el logotipo de Alpine, de igual forma que el Captur, cuya variante deportiva estaría dada a competir contra todocaminos 'calientes' como el Ford Puma ST o el Hyundai KONA N.

La idea de De Meo es convertir Alpine en una nueva unidad de negocio dentro del grupo francés, con Cyril Abiteboul al mando, que es el actual director del equipo Renault F1. Esta entidad aunaría tanto el equipo de Fórmula 1, que el próximo año se llamará Alpine en lugar de Renault, como la división Renault Sport y los elementos históricos de la marca Alpine. 

Alpine A110 Premiere Edition 2019 prueba

"Tenemos que olvidarnos de la nostalgia sobre Alpine y utilizar la marca como una oportunidad de proyectarnos hacia el futuro, en todo lo referente a distribución, tecnología, coches eléctricos. etc...", ha afirmado De Meo.

El directivo quiere convertir la famosa marca gala en una especia de 'mini Ferrari', siendo el equipo de Fórmula 1 el centro del negocio, y creando una marca con presencia en la competición y capacidad de ingeniería, producción y distribución.

Alpine A110 Premiere Edition 2019 prueba

Sobre este último punto, Luca de Meo pretende ampliar la red de distribución, que actualmente consta de 70 concesionarios Alpine (frente a 11.000 concesionarios Renault a nivel global).

Con respecto al único modelo Alpine actual, el A110, el mandamás de Renault ha asegurado que tiene futuro, aunque quizá recurriendo a la electrificación, y le gustaría una gama más amplia, al estilo de la del Porsche 911, con diversas variantes. "Una de las misiones que podríamos dar a Alpine es convertir el coche eléctrico en una experiencia emocional y excitante", concluye De Meo.