La versión híbrida enchufable del todoterreno norteamericano disfrutará de la etiqueta 0 de la DGT.

Jeep continúa electrificando su gama y, después de conocer (y conducir) las versiones híbridas enchufables del Renegade y el Compass, toca descubrir el Wrangler 4xe 2021, que debutará el próximo mes de diciembre.

De momento, aquí tienes el primer teaser oficial de un vehículo muy peculiar. Al fin y al cabo, parece mentira que un todoterreno pueda avanzar por una trialera sin emitir ningún sonido mecánico, ¿verdad? 

Galería: Prueba Jeep Wrangler Rubicon 2020

Lamentablemente, aún no se han desvelado datos técnicos de este 4x4 ecológico. Lo normal es que, en Europa, el coche emplee el motor turboalimentado de gasolina, de 2,0 litros y 272 CV, de origen Alfa Romeo, con un propulsor eléctrico. Si es el mismo que el de los Renegade y Compass, desarrollará 60 CV.

En ambos vehículos, la autonomía eléctrica ronda los 50 kilómetros en ciclo WLTP, pero la cifra se reduciría ligeramente en el caso del Jeep Wrangler 4xe 2021, aunque insisto que hay que esperar para ver cuáles son finalmente las mecánicas escogidas. 

Pensando siempre en usar el vehículo fuera del asfalto, Jeep situará los componentes electrificados en una zona protegida entre el sistema de escape y el eje de transmisión. En cuanto al diseño, nada cambiará excepto la segunda tapa, para enchufar el vehículo en una toma de corriente eléctrica, y las inscripciones 4xe.

Eso sí, la instrumentación y la pantalla central ofrecerán información específica sobre la autonomía eléctrica y el nivel de carga de la batería, así como del funcionamiento del sistema híbrido en tiempo real.

Prueba Jeep Wrangler Rubicon 2020

Suponemos que esta opción estará disponible para las dos carrocerías del modelo, de dos y cuatro puertas, esta última denominada Unlimited. Con esta versión 4xe del Wrangler, Jeep 'contraprograma' al Ford Bronco, que últimamente está llevándose toda la atención del público.

Por lo demás, esperamos un 4x4 con más peso, fruto de la batería principalmente, y con un maletero algo más pequeño, pero con la etiqueta 0 de la DGT. ¿Te imaginas a este vehículo circulando a sus anchas por la Gran Vía de Madrid?