A pesar del R8 RWD, los Audi RS no prescindirán de la tracción integral quattro.

A finales del año pasado, Audi Sport nos sorprendió con una versión de propulsión de su superdeportivo, el Audi R8 V10 RWD 2020, que prescindía de la tracción total quattro de la casa, que es todo un sello de identidad de las versiones RS y del resto de la gama Audi. Aun así, no parece que vaya a haber más versiones RWD.

El hecho de que la marca alemana lanzara un R8 de propulsión no significa que tengan intención de hacer lo mismo con otros modelos de su catálogo, a pesar de que el RWD abriera la puerta a pensar que, efectivamente, la marca de Ingolstadt iba a ampliar su oferta de coches con tracción trasera.

De hecho, Audi ya lanzó hace unos años el llamado R8 RWS, también de propulsión, pero por entonces se trataba de una edición limitada a 999 unidades, que fue todo un éxito entre los compradores. Probablemente fue esto lo que llevó a la marca a crear el actual RWD, basado en la actualización del Audi R8 y sin limitación en cuanto a número de ejemplares a fabricar.

Galería: Audi R8 V10 RWD 2020

Ha sido el propio Rolf Michl, jefe de ventas y marketing de Audi Sport, quien ha asegurado a la revista británica Autocar que la marca no contempla más versiones de propulsión de modelos RS. "Hemos usado la tracción trasera en el último R8, pero habitualmente la tracción quattro es parte de nuestra historia y tradición. Significa seguridad, agilidad y una conducción competitiva", afirma Michl.

Según este responsable de la firma, Audi Sport seguirá apostando por la tracción quattro como un elemento fundamental de sus modelos RS, incluso en las futuras versiones eléctricas o electrificadas de la compañía.

Michl ha aprovechado también para asegurar el futuro del Audi R8, que algunos ponen en entredicho. "El R8 es uno de los coches más importantes de nuestra gama, y de todo el catálogo Audi. Es un coche de los que crea identidad de marca", asegura.

Audi R8 V10 RWD 2020

"Audi Sport seguirá apostando por el R8, y estamos haciendo todo lo que está en nuestra mano para crear un prototipo de cara al futuro. El R8 comparte mucho con su versión de carreras, lo que demuestra la competitividad del coche y un enfoque claro de deportividad, pero tiene que cumplir también con las expectativas de futuro, así que es una decisión compleja", concluye Michl.

Dicho de otra manera, Audi Sport querría mantener el R8 en su catálogo, lógicamente, pero las cada vez más restrictivas normativas de consumo y emisiones podrían obligar a la marca a electrificar el R8, o bien prescindir directamente de un superdeportivo de este tipo. En cualquier caso, esperemos que la firma consiga dar con una solución para mantener el R8 con vida.

Fuente: Autocar